Lunes 16 de Julio de 2018

Lunes 16 de Julio de 2018 08:52 am

Las columnas

Juegos de poder


EXCÉLSIOR.- De cada peso que gastan los gobiernos de los estados y municipios, el 85% en promedio proviene de la Federación. López Obrador ha anunciado una decisión de la más alta importancia. En cuanto tome posesión como Presidente, desaparecerá todas las delegaciones del gobierno federal en los estados. En su lugar, habrá un solo coordinador estatal en cada entidad federativa encargado de gestionar todos los programas y recursos de la administración pública federal. ¿Qué papel jugarán estos nuevos coordinadores frente a los gobiernos de los estados y municipios que son a fin de cuentas, las autoridades legal y legítimamente elegidas? La primera figura que me viene a la mente es la de un procónsul romano.


Capitanes


REFORMA.- Con la novedad de que Aristóteles Núñez, quien fue jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), comenzará hoy a trabajar en Bettinger Asesores, firma que dirige Herbert Bettínger Barrios. La firma unirá a sus filas a un ex funcionario que operó la reforma fiscal de 2014 y que repitió una y otra vez en su papel de Jefe del SAT que buscaba limitar la agresiva planeación fiscal de la que hacían uso los grandes contribuyentes en el País para evadir impuestos. El mismo que, tras la reforma, consiguió que los mexicanos pagaran un billón de pesos adicional de impuestos y que aceleró la marcha de la facturación electrónica.


Estrictamente Personal


EL FINANCIERO.- Hace dos viernes, Andrés Manuel López Obrador tuvo la primera gran reunión con lo que será su gabinete civil de seguridad, en donde reveló el diseño para la renaciente Secretaría de Seguridad Pública, cuyo nombre definitivo aún está por determinarse, pero cuyas funciones producirán escalofríos por el tipo de integración de todos los órganos de inteligencia -no militares- bajo un mismo mando, al que se sumarán los especializados en situaciones de emergencia. La arquitectura de la nueva secretaría incluirá áreas que hoy son responsabilidad de las secretarías de Gobernación y Hacienda, que deben comenzar a trabajar para facilitar su traslado a lo que será una supersecretaría que tendrá a su disposición todos los recursos coercitivos del Estado mexicano.


 






Déjanos tu comentario