Jueves 19 de Abril de 2018

Jueves 19 de Abril de 2018 08:01 am

Las columnas

Serpientes y Escaleras / EL UNIVERSAL


Vista y descrita por los candidatos que aspiran a gobernarla, la Ciudad de México es una ciudad caótica, emproblemada, insegura e inmovilizada. Ninguno de los 7 aspirantes que ayer debatieron por primera vez en la actual elección capitalina, habló de una sola virtud o de algo positivo de la urbe que buscan gobernar. Fue como si, a los que "aquí nos tocó vivir", estuviéramos condenados a una realidad urbana marcada por la inseguridad, con un medio ambiente deteriorado, con escasez de agua feminicidios, transporte público insuficiente y deteriorado, cárteles inmobiliarios, de la droga y narcopolíticos, autoridades ineficientes y conuptas, rufianes en el gobierno y dividida entre "progresistas" y "conservadores".


Historias de Reportero / EL UNIVERSAL


¿En qué momento pensó López Obrador que podía bajar la guardia? ¿Qué encuesta lo convenció de que podía dejar de disciplinarse? ¿A quién empezó a escuchar y a quién dejó de hacer caso? ¿Cuándo se relajó? ¿Por qué dedujo que ya podía confiarse? ¿Le costará? No sé. Pero ya no veo al Andrés Manuel que, al arranque de las precampafias, hace apenas algunos meses, se mostraba disciplinado e incluyente, maduro y experimentado, que no ahuyentaba capitales, sino que conquistaba a los moderados, el que hizo que muchos empezaran a verlo sin el temor o la animadversión de otras elecciones. De unas semanas para acá se ha mostrado el "viejo" López Obrador, si se me permite el término.


Frentes políticos / EXCELSIOR


Como las campañas no han dado los resultados que se esperan, la iniciativa privada levantó la voz. Y qué bueno. Porque a los candidatos no les ha importado la postura de la opinión pública ni de los académicos ni de otros sectores. Los empresarios exigieron propuestas en materia de seguridad, corrupción y respeto a las instituciones, pero, sobre todo, evitar los calificativos al adversario. Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, pidió soluciones y les dijo que no deben defraudar durante el primer debate que se realizará el próximo domingo. "No se debe gastar el tiempo del ejercicio del diálogo en confrontaciones y descalificaciones, pues los ciudadanos requieren propuestas serias y no recetas mágicas". ¿Lo entenderán de una vez por todas?






Déjanos tu comentario