Miércoles 31 de Enero de 2018

Miércoles 31 de Enero de 2018 08:09 am

Las columnas

Serpientes y Escaleras / Si algo ha caracterizado la actuación de Luis Videgaray, sobre todo en sus tratos y negociaciones con el gobierno de Estados Unidos, es la opacidad y la discrecionalidad. Justo ayer, en vísperas de que Videgaray partiera a una más de sus frecuentes visitas a Washington, la agencia Reuters dio a conocer que la Cancillería mexicana negocia con el gobierno de EU autorizar el despliegue de agentes armados estadounidenses en vuelos transfronterizos. Es decir que México y su canciller estarían cediendo en temas de política exterior y hasta soberanía, tan delicados como la presencia de policías armados de EU en vuelos que lleguen a territorio mexicano, a cambio de que Trump "suavice" su posición sobre el TLC. (EL UNIVERSAL)


Historias de reportero / Cuando prendí la tele, estaba un spot electoral. Con el rostro triste, de duelo, de rabia, un par de mujeres, un joven, clasemedieros, comparten con la cámara sus sentimientos: si estás harto de un país con inseguridad, con corrupción, con desigualdad económica... El tono del spot y su lenguaje visual me hicieron pensar que estaría por salir el logotipo de Morena o algo que promoviera la campaña de López Obrador. En una de esas la de Ricardo Anaya, pero más la de Andrés Manuel. Sorpresa. Era un spot oficial del INE en el que se invitaba al público a no ser apático y participar ejerciendo el derecho al voto. Me llamó la atención ver al árbitro de la contienda suscribiendo los argumentos de una de las partes. (EL UNIVERSAL)

La Feria / El gobierno que no tuvo empacho en darle a Josefina Vázquez Mota cientos de millones de pesos para sus aventuras en Estados Unidos, hoy traslada al bolsillo del personal diplomático los costos de un nuevo seguro de gastos médicos que, encima, les reduce beneficios. La Secretaría de Relaciones Exteriores decidió contratar un nuevo seguro. Esa decisión, pésimamente comunicada si se atiende la lluvia de correos electrónicos donde delegaciones consulares y embajadas manifiestan a sus jefes el desconcierto por las nuevas condiciones del seguro y la pésima atención de la compañía contratada, implica no sólo primas y coaseguros más altos, sino engorrosos trámites a la hora de que los beneficiarios llegan a los hospitales. (EL FINANCIERO)


 




 




Déjanos tu comentario