Viernes 12 de Octubre de 2018

Viernes 12 de Octubre de 2018 09:58 am

Estrictamente personal


 
EL FINANCIERO.- E1 de diciembre, los muertos como consecuencia de homicidios dolosos ya no serán del presidente Peña Nieto, sino del presidente López Obrador. Las emboscadas a los cuerpos de seguridad federal, serán suyas, no de Peña Nieto, como también los secuestros, los robos y las extorsiones. Ese día y los subsiguientes serán iguales como hoy, mañana y el 30 de noviembre, porque la inseguridad no desaparece por decreto ni con actos de fe, sino con un trabajo sostenido y planificado para que con los años pueda comenzarse a dar resultados. Pero esa es la trampa en la que se metió el futuro gobierno de López Obrador, al fijar plazos para acabar con la violencia sin tener el método para enfrentar a los criminales de manera efectiva, y no como sugieren, con palabras en lugar de balas.
 




Déjanos tu comentario