Jueves 28 de Junio de 2018

Jueves 28 de Junio de 2018 09:58 am

El gran reto para el elegido | NAYELI MEZA Y ÁNGEL ALCÁNTARA

REPORTE ÍNDIGO.- México busca un presidente dispuesto a quitarle los alfileres a la economía. El próximo jefe del Ejecutivo aún no se sienta en la silla presidencial y ya tiene una larga lista de desafíos de que lo esperan.
 
Por principio, el mandatario deberá impulsar el crecimiento económico, mejorar la competitividad del país, incentivar las inversiones y aumentar la recaudación fiscal sin incrementar impuestos ni crear nuevos.
 
A la par, deberá fortalecer el mercado laboral y disminuir la informalidad, un mal que le cuesta al Producto Interno Bruto (PIB) nacional 22.6 por ciento, de acuerdo con las cifras más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
 
En el terreno político también deberá hacer lo propio para limar asperezas con el gobierno del presidente Donald Trump con miras a llevar a buen puerto el cierre de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
 
Otro de los retos a los que se enfrentará quien resulte electo el próximo 1 de julio será revisar y dar continuidad a las reformas estructurales promulgadas en esta administración, además de mejorarlas y complementarlas.
 
Además, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ha sugerido que el nuevo gobierno debe lanzar un segundo paquete de reformas estructurales enfocadas en el fortalecimiento institucional, respeto al estado de derecho y la transparencia del manejo de gobiernos estatales y municipales.
 
Crecimiento económico, el mayor desafío
 
Especialistas coinciden en que el gobierno federal quedará a deber en crecimiento económico, una herencia que pasará a manos del próximo presidente.
 
En 2013, la actual administración aseguró que con la aprobación de las reformas estructurales se lograrían las condiciones para que el PIB de México creciera entre 5 o 6 por ciento de manera anual.
 
Sin embargo, la economía mexicana se ha expandido a un ritmo de 2.6 por ciento promedio anual, el ritmo más bajo desde el sexenio de Miguel de la Madrid.
 
Aunque esta cifra se ubica por encima del 1.3 por ciento promedio anual de la anterior administración, aún está lejos de la meta esperada.
 
De acuerdo con los Precriterios 2019 que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) envió a consideración al Congreso de la Unión, la expectativa de crecimiento del PIB para este año se ubica en 2.5 por ciento.

Déjanos tu comentario