Jueves 24 de Mayo de 2018

Jueves 24 de Mayo de 2018 08:20 am

Nuevos actores en el proceso electoral | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

No es asunto menor la ola de asesinatos contra candidatos a puestos de elección popular de todos los partidos políticos. Debe reflexionarse sobre el fondo y trasfondo de la violencia cernida sobre los aspirantes y los motivos. Recientemente, en el canal colombiano NTN24, en une entrevista dije que los asesinatos contra políticos, no son para someterlos. Muertos no sirven a ningún interés; sólo sirven de señal para el resto para que sepan lo vulnerables que son.
 
Desde el centro del país, los dirigentes de los partidos exigen al gobierno de Enrique Peña Nieto, medidas de seguridad para evitar esos ataques. Si se les da la “seguridad” que le dan a los aspirantes presidenciales a cada uno de los aspirantes a más de 18 mil puestos de elección popular que se disputarán el próximo 1 de julio, no habría policías que cubrieran a los casi 50 mil candidatos. Sí, esto de acuerdo a información del INE en su numeralia.
 
Los ataques no cesarán y las entidades donde ocurren recurrentemente son, entre otras, Guanajuato, Guerrero, Michoacán, Veracruz, entre otras. Esto significa que en esas entidades donde impera el crimen organizado busca influir en los gobiernos federal, estatales y municipales, para tener libertades en su manejo de negocios negros. Sin embargo, lo grave no es el ataque a la clase política, que sabe perfectamente a lo que enfrenta, sino al resto de la población que está mas vulnerable.
 
Ninguno de los candidatos ha ofrecido una solución contundente. José Antonio Meade y Ricardo Anaya, afirman que continuarán con la actual política de represión y el amoroso Andrés Manuel López Obrador, habla de diálogo con la delincuencia. Esto tiene muchas aristas y nuestros políticos no quieren comprometerse. Aún así, piden el voto de la sociedad. Mientras entre buenos y malos, siguen enlutándose los hogares en todo el país.




Déjanos tu comentario