Jueves 26 de Abril de 2018

Jueves 26 de Abril de 2018 09:04 am

Para detener a AMLO Anaya o Meade deberán declinar | EDUARDO RUIZ HEALY







Supongamos que, gracias a su buen desempeño en el debate de candidatos presidenciales del domingo pasado, el panista Ricardo Anaya logra despegarse del no priista José Antonio Meade para así colocarse en un claro e indiscutible segundo lugar en las encuestas que miden la intención del voto de los mexicanos mayores de 18 años que dicen que votarán en las elecciones del 1 de julio entrante.
 
Ya en ese segundo lugar, ¿qué podrá y qué deberá hacer el candidato de la coalición Por México al Frente para alcanzar y remontar al morenista Andrés Manuel López Obrador, quien de acuerdo con encuestadencuestas.mx hasta ayer lo aventajaba por casi 12 puntos porcentuales (34.19% vs 22.23%)?
 
Si se repite lo que ocurrió en las tres elecciones presidenciales más recientes, las de 2000, 2006 y 2012, la respuesta es que Anaya no podrá alcanzar a López Obrador.
 
En abril de 2000 el priista Francisco Labastida obtenía el 42% de la intención del voto, el panista Vicente Fox el 40%. Estaban técnicamente empatados. Cuauhtémoc Cárdenas, con apenas el 15% estaba fuera de la pelea. Durante mayo y junio el del PRI y el del Pan siguieron en empate técnico (41% vs 40% y 40% vs 39%, respectivamente. El día de la elección Fox ganó la presidencia con el 43% de los votos, dejando atrás a Labastida, que obtuvo el 36%.
 
En abril de 2006 el panista Felipe Calderón tenía el 36% de la intención del voto contra el 35% del entonces perredista AMLO. Empate técnico que se mantuvo durante mayo y junio. La presidencia la ganó el del PAN con el 35.9% de los votos, perdiendo la elección AMLO con el 35.3%.
 
En abril de 2012 el priista Enrique Peña Nieto obtenía el 48% de la intención del voto, la panista Josefina Vázquez Mota el 27% y el aún perredista AMLO el 24%. La elección la ganó Peña Nieto con el 39% de los votos, en segundo lugar quedó López Obrador con el 32% y en el tercero Vázquez Mota con el 26%. En esta ocasión AMLO no pudo alcanzar a Peña y se quedó siete puntos abajo de éste.
 
Por lo anterior es altamente improbable que Anaya, por si solo, pueda alcanzar y remontar al candidato de Morena-PT-PES.
 
Lo mismo podría decirse de Meade, en caso de que lograra despegarse del panista y consolidarse en el segundo lugar en las preferencias.
 
Con base en la realidad, López Obrador tal vez podría ser derrotado el 1 de julio solo si cuanto antes Anaya y Meade acuerdan que uno de ellos decline su candidatura en favor de otro y les pida a sus seguidores votar por el que quede dentro de la competencia. Ahora bien, ¿quién de los dos lo hará y que deberán ofrecerle por salirse de la contienda? ¿y sus seguidores, votarán a favor del contrario?
 
El tiempo transcurre…











 

Déjanos tu comentario