Martes 26 de Febrero de 2019

Martes 26 de Febrero de 2019 10:58 am

Cruz Azul, futbol y saqueo | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Una empresa del tamaño y nobleza de la cementera Cruz Azul, radicada en el Estado de Hidalgo, está en medio de un pleito fenomenal entre familiares, por un equipo de futbol. Guillermo Álvarez Cuevas, conocido como Billy, presidente por varias décadas de la cooperativa, y su cuñado Víctor Garcés, quien actualmente es el vicepresidente de la cementera, se disputan el equipo propiedad de la cooperativa.


Ayer fue notificado Billy, que Garcés lo acusó por la vía civil y prepara la denuncia penal, por el uso de la marca “Cruz Azul Futbol Club A.C.”, cuya acta constitutiva de esa razón social fue declara ilegal por un juez.


Sin embargo, Guillermo Álvarez, la siguió usando y esto motivo que su cuando lo demandara ya que la única empresa que puede usar y usufructuar la marca ya que es propiedad auténtica de la Cooperativa de la cementera, es “Club Deportivo Social Cruz Azul A. C.”.


El juicio, bajo el expediente 67 del juzgado 60 de lo civil, se ventila en la ciudad de México y Garcés dio aviso a la Federación Mexicana de Futbol, para desconocer cualquier trato que realice Álvarez.


Pleitos entre los dirigentes de la cooperativa, en donde destacan los familiares de Álvarez, convirtieron a la empresa cooperativa en botín familiar. Mientras Álvarez, Garcés y otros son inmensamente ricos, el resto de los cooperativistas viven en la “medianía republicana”; en la pobreza, pues.


Desde el inicio de la presidencia del consejo de Álvarez, han desfalcado cientos de millones de pesos, que ahora disputa su cuñado Víctor Garcés. Nadie, ni las autoridades responsables de la vigilancia de las actividades de las cooperativas, meten la mano para frenar los abusos.


Hoy, la disputa es el equipo de futbol, pero atrás están las utilidades de la tercera cementara más rentable del país. Los Consejos están suspendidos en sus funciones por un juez y se ventila con viabilidad la nulidad de la asamblea que los designó. Otros reclaman transparencia en las cuentas de la Cooperativa y en el Club Deportivo por los manejos turbios que Marín y Billy han hecho y los demás socios reclaman una Asamblea General en la que se les rindan cuentas de cinco años de la cooperativa y sus plantas de Aguascalientes y Puebla. Un caos donde danzan muchos millones de dólares.






Déjanos tu comentario