Viernes 15 de Febrero de 2019

Viernes 15 de Febrero de 2019 09:09 am

Las calenturas de Bartlett | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Es necesario reconocer que Manuel Bartlett Díaz es un personaje siniestro en la política mexicana, pero sin la astucia de otros Córdobas o Salinas. Su actitud es parecida a la de Luis Echeverría, lo que lo planteaban al inicio del sexenio de Carlos Salinas como uno de sus sucesores. Sin embargo, siempre fue desplazado por José Córdoba. Así le quitó las alas presidenciales que se enfocaron a Ernesto Zedillo, uno de los pupilos del francés mexicanizado.


Ahora en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quiere que el Presidente sude calenturas ajenas; las de Manuel, pues. Aunado a ello, quiere quedar bien con el líder del Ejecutivo, mediante el impulso de iniciativas políticas que son pólvora mojada, sólo para desviar la atención de asuntos que desgastan la imagen presidencial; que son un golpe al patrimonio electoral de López Obrador.


Una de esas bolas de humo, es la lista de los malos mexicanos que al, terminar su participación en la administración pública se convirtieron en empleados de empresas trasnacionales que resultaron beneficiadas por su gobierno.


Sin embargo, en esa lista metió a sus enemigos personales. Aparecieron aquellos que fueron empelados de Carlos Salinas y quienes le bloqueaban todo. Tal es el caso de Pedro Aspe, quien era secretario de Hacienda y quien veía con ojos malos. Aspe respondió con justicia al decir que en ningún momento violó la ley y nunca ha tenido contratos con la CFE. El poblano, tiene muchos motivos de revancha política.


Una anécdota se perfila a mediados de los 50s, cuando era gobernador de Tabasco, tierra de su padre Manuel Bartlett Bautista, quien renunció a su cargo por presiones de grupos políticos encabezados por Carlos Madrazo. Esto hizo que se acercara a Zedillo. Ambos son enemigos de Carlos Madrazo y su hijo Roberto, quien le arrebató la gubernatura de López Obrador, pese al apoyo del zedillismo.


El resto de la lista de Bartlett, simplemente es para reírse ya que no hay elementos para fincar responsabilidades penales, administrativas e incluso morales.


Otra calentura de Bartlett está en la CRE, que es un organismo autónomo en el que no tiene injerencia; ni él, ni el director de Pemex, Octavio Oropeza. Al analizar los perfiles de los aspirantes a ocupar las cuatro vacantes en la Comisión Reguladora de Energía, van especialistas en materia petrolera, pero pocos en otras energías como la electricidad y mucho menos en las no renovables.


Guillermo García Alcocer, el presidente de la CRE, puso el acento en esa observación donde 12 de los candidatos propuestos con exempleados de Pemex. Es grave el desconocimiento que existe en materia energética.


No creo que sea un plan mañoso, sino simplemente desconocimiento de muchos de los asesores de la Presidencia de la República en esa materia y, especialmente, el interés del director de la CFE, Manuel Bartlett, en no tener reguladores especializados que obstaculicen sus actividades dentro de la Comisión Federal de Electricidad.


En el asunto de mañanas políticas, más sabe Bartlett por viejo que por… Bartlett.






Déjanos tu comentario