Viernes 8 de Febrero de 2019

Viernes 8 de Febrero de 2019 08:02 am

¿En dónde debe combatirse el delito? Depende del delito | EDUARDO RUIZ HEALY


Hasta ahora, ni Vicente Fox, ni Felipe Calderón, ni Enrique Peña Nieto, ni la mayoría de los gobernadores y presidentes municipales han sido capaces de combatir exitosamente a la delincuencia, sea ésta organizada o desorganizada, y en consecuencia millones de personas hemos sido víctimas o conocemos a alguien que ha sido víctima de algún criminal.


Con base en la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE) 2018, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se estima que 25.4 millones de personas de 18 años o más fueron víctimas de la delincuencia durante 2017 y que en el 35.6% de los hogares hubo por lo menos una víctima.


Y si bien el homicidio es el crimen que más se difunde en los medios de comunicación, la gran mayoría de las personas no han sido víctimas de asesinos, sino de ladrones y asaltantes, de defraudadores, extorsionadores, individuos que profieren amenazas verbales, golpeadores y, finalmente,  secuestradores y delincuentes sexuales.


El año pasado, de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se denunciaron 1 710 834 delitos. De este total, 655 858 fueron robos en sus diversas modalidades, como a casa habitación, de vehículo, de motocicleta, de autopartes, a transportistas, a transeúntes en vía pública, en transporte público colectivo e individual, a negocios y de ganado; 132 828 fueron lesiones dolosas; 57 847 fueron fraudes. Se perpetraron 26 376 homicidios dolosos y 760 feminicidios.


Es decir, que los asesinatos representaron el 1.6% del total de los crímenes denunciados. Pero, si consideramos que el número real de crímenes que se cometen puede ser hasta ocho veces mayor que los que se denuncian, los homicidios apenas representarían el 0.2% de los delitos.


Lo anterior es importante si tomamos en cuenta que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hace un par de días el plan de seguridad especial que se aplicará en las 17 regiones, en donde se cometen el 35% de los homicidios. Y qué bueno que se combata a los asesinos que hasta ahora actúan libre e impunemente en esas zonas, pero ¿quién y cómo va a combatir a los demás criminales que cotidianamente nos roban, asaltan, defraudan, golpean o agreden sexualmente en otros lugares del país, en donde el homicidio no es un problema mayúsculo?


 


 

Me explico. En Aguascalientes la tasa de homicidio doloso fue de 2.95 el año pasado, abajo del promedio nacional de 13.32 y muy por debajo de las tasas que se registraron en Baja California, Baja California Sur, Colima, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Zacatecas . Sin embargo, la tasa de robo a casa habitación fue de 195.94, muy por encima del promedio nacional de 71.84.


La tasa de homicidios de Aguascalientes fue la segunda más baja del país, pero la de robo a casa habitación fue la cuarta más alta. ¿Significa esto que el gobierno federal no actuará en este estado porque no se cometen más asesinatos?


El gobierno federal, ante la ineficiencia de las policías y procuradurías locales, debe también instrumentar un plan que persiga a todos los delincuentes que más daños nos  causan, no solo a los asesinos.


Twitter: @ruizhealy








 

Déjanos tu comentario