Viernes 8 de Febrero de 2019

Viernes 8 de Febrero de 2019 07:53 am

Asonada contra Sánchez Cordero | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Olga Sánchez Cordero no era del equipo cercano de Andrés Manuel López Obrador. Bueno, no era del equipo que lo acompañó en la fajina electoral, ni en el aleccionamiento ideológico de los grupos que se sienten dueños del pensamiento de la 4ª Transformación.


Ella, una técnica jurídica, se destacó por su cercanía con AMLO. Él no le tiene el 100% de confianza; el 101% como dirían en privado. Esto la convierten en el enemigo a vencer por aquellos que quieren asegurar su futuro político y en la burocracia del país; aquellos que quieren perpetuarse en el poder con o sin López Obrador.


Los ataques contra Sánchez Cordero no son menores. Soltaron el rumor que uno de los cachorros predilectos del Presidente, Manuel “EL Güero” Velasco, a quien el grupo de “intelectuales universitarios” lo ven inofensivo, pero con mucho dinero para comprar voluntades políticas, sería el próximo secretario de Gobernación. Esto lo frenó el presidente al dar un manotazo al escritorio.


Ahora, la guerra es de frente. El grupo de izquierdistas de la UNAM, encabezados por John Ackerman, quien fue el operador de redes universitarias, no sólo tienen los ojos puestos en Sánchez Cordero, sino también en el rector Enrique Graue. Se trata de posiciones que ellos conocen como explotarlas para generar focos que pueden acorralar hasta al mismo presidente de la República.


Por cierto, la esposa de Ackerman, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, ahora abrió sus cartas ante la desesperación de que AMLO no presta oídos a la grilla baja y vil de ese grupo. Filtró, lo que es una traición a López Obrador, si éste no sabía del hecho, la propiedad de un departamento de la secretaria de Gobernación en Houston, Texas. Un golpe bajo de ese grupo que utilizó al periódico Reforma para concretarlo y seguirlo.


Pero, vamos a los hechos alrededor de Sánchez Cordero. Es una abogada de gran experiencia judicial. Sabe los límites de las leyes y la forma en que se actúa con justicia. Sin embargo, no tiene la paciencia de los políticos que pueden comer el peor desecho y sonreír.


En su paso por las lides jurídicas, desde un despacho jurídico, hasta una notaría y después como ministra de la Corte, tuvo una actividad exitosa. Su familia, también es de exitosos abogados. No hay duda del origen de su fortuna. Si Irma quiere exhibirla es por su riqueza, no por algún origen raro de la riqueza de la abogada. Para el grupo de “intelectuales universitarios” es un pecado vivir de con holgura por el éxito profesional. Prefieren la hipocresía de ricos al amparo de la burocracia universitaria o del gobierno, que la honestidad. El próximo lunes, también les platicaré más de la titular de Gobernación. Las señales indican que ese grupo quiere impulsar a Ackerman a Gobernación.






Déjanos tu comentario