Jueves 24 de Enero de 2019

Jueves 24 de Enero de 2019 10:36 am

Ebrard, momento de definiciones | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, no pudo contener la presión social. La corrupción y perpetuarse en el poder, así como las alucinaciones púbicas del político, rompieron el cántaro. El pueblo venezolano aceptó todo. Un dictador, un ignorante, procesos electorales amañados, abusos, asesinatos, hambre, marginación, sólo movían a la gente a algunas manifestaciones públicas.


 


Ante el mundo civilizado, la imagen de Venezuela era de un país secuestrado por un gobierno que, mediante un fraude electoral, se perpetuaba en el poder. Así, la mayoría de las naciones del grupo de Lima, formado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía. Pero, en el mundo, dos superpotencias apoyan al dictador: China, Rusia e Irán. No es fácil el derrocamiento de Maduro. Se necesita el apoyo del Ejército, entrenado en su mayoría en el llamado Nivel %, que es antiterrorista.


 


México mantiene la misma política exterior con Venezuela. Después de la auto proclamación de Juan Guaidó, como presidente encargado, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, tomó la decisión de mantener relaciones con el gobierno “democráticamente electo” de Maduro.


 


El conflicto venezolano pone a prueba la política exterior mexicana, ahora en el marco de la 4ª Transformación. Ante el reconocimiento de Guaidó, por Estados Unidos, Brasil y Argentina, ponen a prueba a la cancillería mexicana.


 


Por ello, el canciller Marcelo Ebrard, a nombre de AMLO, seguramente se amparará en la “Doctrina Estrada”, que da forma el ideal central de la política exterior mexicana, que defiende la libre autodeterminación de los pueblos. Sin embargo, Maduro aferrado al poder a sangre y fuego. Ayer murieron varios venezolanos y Guaidó, se mantiene en resguardo en Caracas. El aspirante presidencial que seguramente participará en las próximas elecciones, en caso que caiga Maduro, será Leopoldo López quien ha pasado gran parte de su vida en los últimos años, en la cárcel perseguido por el régimen actual.


 


Guaidó tomó el control del país, basado en el artículo 232 de la Constitución Venezolana, la destitución de Maduro. Es legal, según los abogados venezolanos. El no puede ejercer ese rol político sin el apoyo político del pueblo y las fuerzas armadas. Las manifestaciones públicas son multitudinarias y los opositores tienen el apoyo de países y organismos internacionales de derechos humanos.


 


Los venezolanos ya no soportan la inflación de más de un millón por ciento; el desabasto de alimentos y medicinas, así como los altos costos de todo. La moneda de curso común es el dólar, en un fortalecido mercado negro fortalecido.


 


Hoy jueves, el Ejército dará a conocer su posición en Caracas, sobre esta crisis. Se sabe, de acuerdo a analistas venezolanos consultados por este reportero, que las opiniones entre las fuerzas castrenses son contradictorias, pero difícilmente abandonaría su zona de confort con Maduro. Momentos de decisiones y México espera lo que ocurra en los próximos días.






Déjanos tu comentario