Viernes 18 de Enero de 2019

Viernes 18 de Enero de 2019 10:07 am

Estados Unidos: feroz pugna por el muro | CARLOS RODRÍGUEZ Y QUEZADA

Nadie tiene la más mínima idea de en dónde terminará la obsesión de Donald Trump por levantar una muralla entre Estados Unidos y México, que   detenga   el   ingreso   de   criminales   de   la   peor   estofa,   violadores contumaces,   ilegales   que   roban   empleos   y   dinero   a   los   pobrecitos blancos y  que pare el  flujo de drogas que embrutecen las  mentes y   cuerpos de millones de personas.


 


Esta obsesión  ha colocado al mandatario norteamericano en una lucha de poder con los demócratas, que se ha convertido en la pugna por la   presidencia   del   país   dentro   de   dos   años.   De   ese   tamaño es la dimensión del asunto. El gobierno está al borde del precipicio por la desmedida decisión de Trump de cerrar parcialmente los servicios del    gobierno a fin de obligar a los demócratas -que controlan la cámara de representantes-, a aprobar 5.7 billones de dólares para la construcción del muro fronterizo. Los demócratas están a favor de mayores controles en la frontera, pero utilizando tecnología, más equipos de control y más personal de vigilancia.


   


Por lo menos, Trump ya no insiste cada mañana en que México debe pagar el muro, aun cuando ahora manifiesta que ya lo estamos pagando a través del nuevo  tratado de libre comercio, lo  cual es una mentira porque el tratado ni siquiera ha entrado en vigor.


 


El cierre parcial del gobierno ya rebasó los límites de anteriores cierres impuestos por los presidentes de este país, que utilizan esta arma como medio de presión para doblegar las posiciones de la parte contraria. Es curioso notar que desde hace ya bastantes años Estados Unidos no disfruta de  un  presupuesto  anual ordinario,  como lo  hacen  todos  los países   normales,   porque   la   lucha   política   en   Washington   en   estos tiempos   ha   sido   tan   intensa   y   bizarra   que   las   dos   fuerzas   políticas    predominantes  en  el   escenario   nacional   no   se   ponen  de   acuerdo   ni siquiera en este tema y el país funciona con presupuestos mensuales, trimestrales, semestrales cuando mucho.


 


Más de 300 mil empleados federales no cobran sueldo desde hace ya tres semanas y unos 400 mil reciben salarios a la mitad. La prestación de   servicios   públicos   prácticamente   se   ha   dejado   de   hacer,   lo   cual implica   ver   montañas   inmensas   de   basura   y   desatención   por   todos lados en el otorgamiento de seguridad y de abastecimientos básicos. El caos se apodera paulatinamente de los Estados Unidos porque no hay una mente capaz de poner término a este desastre, antes bien, Trump ha dicho que seguirá en su posición de intransigencia hasta quebrar la voluntad de los demócratas. Y éstos pues están en las mismas. Y es que   todos   saben   que   el   que   ceda   en   el   tema   del   muro   perderá   la presidencia del país dentro de dos años.


 


No   obstante,   pareciera   que   la   posición   de   Trump   está   próxima   al colapso,   porque   los   republicanos   llevan   las   de   perder   porque   están     inmersos en un tema que, aun  cuando importante como es la seguridad fronteriza, éste puede tener otras salidas de solución y no a través de un solo muro, cuyas bondades en  materia de seguridad y protección que vende   Trump   no   están   garantizadas,   como   ningún   muro   las ha garantizado  a través de la historia del mundo.






Déjanos tu comentario