Jueves 17 de Enero de 2019

Jueves 17 de Enero de 2019 08:06 am

No le importamos a Pemex, tampoco a las demás empresas gasolineras


Si bien ya no es el monopolio que durante décadas fue, Pemex sigue siendo la empresa que domina la producción, importación, distribución y comercialización de gasolinas y diesel en nuestro país. Sus ejecutivos siguen sin preocuparse por sus clientes, sabiendo que, salvo algunas excepciones, éstos no tienen otra alternativa que comprarles sus productos. Ni como paraestatal antes, ni como la Empresa Productiva del Estado (EPE) que ahora es, nunca se preocupó en ganarse la buena voluntad de los consumidores proporcionándoles servicios de excelencia en las gasolinerías y ofreciéndoles combustibles de calidad.


Pemex sigue sin preocuparse por sus clientes, como lo estamos viendo durante la actual crisis generada por el desabasto de combustibles. No se ha molestado en informar a los consumidores la ubicación de las gasolineras que tienen combustibles en sus depósitos o los días y las horas en que éstas se surtirán. Es más, Octavio Romero Oropeza, su flamante e inexperimentado director general, no se digna en explicarnos lo que ocurre, dejándole esta responsabilidad al presidente Andrés Manuel López Obrador.


Como resultado de la reforma energética que promovió el entonces presidente Enrique Peña Nieto y aprobó la LXII Legislatura del Congreso de la Unión en el 2013, Pemex dejó de ser la única empresa autorizada para producir, importar y comercializar combustibles y por ello, hasta el 5 de noviembre del año pasado, ya se vendían 21 marcas de gasolina y 18 de diesel (las de Pemex incluidas), de acuerdo con el Catálogo de Marcas Vigentes de Gasolinas y Diesel que puede verse en el sitio https://datos.gob.mx/busca/dataset/catalogo-de-marcas-vigentes-de-gasolinas-y-diesel.


Estas diferentes marcas se venden en las aproximadamente 11,800 estaciones de servicio que hay en el país, entre ellas las 2,215 que no ostentan el logo de Pemex en sus instalaciones, según información proporcionada por la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Sin embargo, a pesar de no ser de la marca Pemex, la mayoría de estas gasolinerías, entre ellas, las que pertenecen a Hidrosina o Gasored siguen vendiendo combustibles que le compran a la EPE.


Todo lo anterior viene a cuento porque las 31 empresas gasolineras que no son franquicitarias de Pemex tampoco han hecho el más mínimo intento de informar a sus clientes sobre la disponibilidad de combustibles que hay en sus 2,215 gasolinerías. Como en mi programa en Grupo Fórmula lo dijo el martes pasado Álvaro Rattinger, estas empresas podrían haber adoptado, entre otras acciones, para auxiliar a los consumidores, un sistema de citas para que sus clientes acudan un día y hora determinados a sus estaciones de servicio para realizar sus compras y también podrían estar informando a través de Internet en cuáles de sus gasolinerías hay combustibles para que sus clientes no pierdan horas formados en alguna cola vehicular.


Que a nadie de Pemex se le ocurriera pensar en los consumidores no es de sorprender, pero sí lo es que los bien pagados ejecutivos de las 31 empresas gasolineras tampoco lo hicieran.


Durante estas dos semanas las empresas gasolineras y Pemex han demostrado que sólo les interesa el dinero de sus clientes, pero no darles un servicio de calidad.


Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy


Instagram: ruizhealy


Sitio: ruizhealytimes.com








 

Déjanos tu comentario