Miércoles 16 de Enero de 2019

Miércoles 16 de Enero de 2019 09:29 am

Así se pondrán de acuerdo en el Congreso | | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

El periodo extraordinario de sesiones del Congreso iniciará hoy. En el Senado, el coordinador de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, necesita muy pocos votos para lograr la mayoría calificada para la aprobación de dos temas fundamentales en el marco de la estructura política del Presidente Andrés Manuel López Obrador: el Fiscal General y la Guardia Nacional.


Sobre este tema en específico, la oposición a Morena, quiere hacer cambios cosméticos con el objetivo de aprobar la llamada Guardia Nacional. Los gobernadores llegaron al acuerdo con legisladores para que el mando de ese organismo policíaco, sea civil. Esto, materialmente está aceptado por la mayoría morena. Será un mando civil, como lo aceptaron también los altos mandos del Ejército y la Armada.


Sin embargo, hay un asunto que está a punto de caer en el renglón de la superficialidad: el nombre de ese instituto de seguridad pública. La oposición no quiere que se llame Guardia Nacional, por que ello podría generar confusión con las Fuerzas Armadas. Realmente, es un hecho totalmente superfluo.


En Estados Unidos opera una Guardia Nacional, que es federal y militarizada. Por la configuración legislativa del vecino del norte, el Ejército no puede actuar dentro del territorio estadounidense contra sus propios ciudadanos, después de la Guerra Civil de mediados del siglo XIX. Esto, en cambio, ocurrió muchas veces en México, a lo largo de su historia de guerras civiles.


En España se llamada la Guardia Civil es el más amplio instituto armado de naturaleza militar que depende del ministerio del Interior, que hace funciones de policía federal y lucha contra amenazas internas.


Este precisamente sería la configuración de la policía federal mexicana que estaría en el marco de esa Guardia Civil. No sería el Ejército, ni la Armada. De esa manera la tropa regresaría a los cuarteles y la responsabilidad quedaría en manos de la Secretaría de Seguridad Pública, que ahora encabeza Alfonso Durazo. Así se lograría un acuerdo en las fuerzas políticas del país.


Otro de los temas, es el Fiscal. Ya empezó el desfile de aspirantes, pero se estima que quedarían 3. López Obrador había propuesto una terna formada por Bernardo Batiz, Verónica de Gyves y Luis González Alcántara. Éste último fue elegido ministro de la Suprema Corte, por lo que faltaría uno, que podría ser una mujer y, a esta, la considerarían el “caballo negro”. Sin embargo, el “caballo de hacienda”, es Batiz.






Déjanos tu comentario