Lunes 14 de Enero de 2019

Lunes 14 de Enero de 2019 08:56 am

¿Sabes quién manda en Pemex? | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

En los pasillos de la Torre de Marina Nacional, funcionarios institucionalizados en mandos medios y “medios altos” desconocen con quien dirigirse. Sus jefes inmediatos, que llegaron con la 4T, desconocen totalmente el sector petrolero del país y ellos descansan en “asesores” que no tienen experiencia en el sector.


 


Desde el nuevo director general, Alberto romero Oropeza, quien es ingeniero agrónomo, hasta los directores de cada una de las empresas de la paraestatal petrolera en donde le gobierno de Andrés Manuel López Obrador, finca sus esperanzas de obtener dinero para cumplir sus promesas de campaña y pasar a la historia como el paladín que transformaría a México en una potencia.


 


AMLO es la última oportunidad del socialismo en el continente, donde ha fracasado por la corrupción de gobernantes como Nicolás Maduro, Daniel Ortega e incluso el “incólume” Louis Inacio Lula Da Silva, de Brasil, quien está en la cárcel por desviar dinero del erario para su partido y que este se mantuviera en el poder.


 


Por ello, Pemex es el bastión estratégico del gobierno federal y las medidas adoptadas para tomar el control total de la empresa, despojándoselo al Sindicato de Carlos Romero Deschamps y de las mafias de huachicoleros, son el inicio de la transformación de la paraestatal.


 


Desafortunadamente el director Romero Oropeza, no cuenta con las credenciales suficientes para responder las necesidades de AMLO. Durante la crisis de desabasto de combustible, el mismo Presidente se convirtió en el vocero de la paraestatal y era quien daba a conocer la información. Así, López Obrador, no deja opción a correcciones en el camino.


 


Es más, Romero ni dice nada. Algunos piensan que es mudo. Ninguna explicación técnica, ni política, sobre el caos generado por la decisión de cerrar los ductos y de los presuntos sabotajes a los mismos.


 


Sabemos que el hombre fuerte, aún más que el director, es el encargado de las finanzas Alberto Velásquez, quien mueve a su antojo a los directores y es que acuerda con los directores de las empresas filiales. Roberto, se convierte, así en una figura decorativa.


 


Velásquez, quien fracaso en su presentación ante los feroces analistas y representantes de fondos de inversión neoyorkinos, de las metas, programas, así como el “how” de la 4T para mejorar las finanzas de la empresa, ahora es señalado como quien se negó a escuchar a quienes podrían haber dado una solución a la guerra contra el huachicoleo, con menor impacto al consumidor de combustibles.


 


Ignorancia total en la industria petrolera y el sector energético, donde la secretaria del ramo, Rocío Nalhe, está perdida en un pañuelo. Bienvenida la guerra a los criminales y la corrupción, pero evitar el castigo al pueblo.


 


En Pemex, no manda Romero Oropeza, sino Alberto Velásquez. Pero, domina la ignorancia en un sector sensible para el desarrollo de la 4a Transformación impulsada por López Obrador.






Déjanos tu comentario