Lunes 17 de Diciembre de 2018

Lunes 17 de Diciembre de 2018 08:54 am

Manipulación para linchamientos | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Conforme pasa el tiempo, las bien amadas redes sociales fueron tomadas por asalto por los corsarios de la manipulación política, económica y social. No hay nada fortuito. Todo tiene un origen e interés, donde despachos especializados se aprovechan de usuarios bien intencionados para sus perversos intereses.


 


Este fenómeno es internacional. Nada surge como un “chispazo” de indignación y crece como “reguero de pólvora”. Primero, fueron las agencias internacionales de inteligencia; después los grupos aliados a los grupos de poder político y dinero.


 


No es un juego; es manipulación. No es el usar a las masas con objetivos específicos en el poder. En elecciones, los mensajes con contradictorios y los que están perfectamente armados por “profesionales” son los que se siembran en las metes de los votantes.


 


No se trata de películas de ficción, ni de puntadas. Sin acciones hechas desde despachos de neuromarketing, que cobran millonadas a quienes están ávidos de poder y dinero.


 


Por ello, todo hace indicar que grupos políticos que detentan el poder quieren demostrar su influencia mediante grupos pagados que buscan denostar e intimidar a sectores antagónicos a sus intereses.


 


Lo ocurrido la semana pasada a las puertas de la Suprema Corte de Justicia no es un hecho fortuito o coincidental. Fue orquestado con el fin de crear miedo a quienes se atrevieron a cuestionar con la Ley en la mano (podrá ser injusta, pero fue elaborada por un Poder independiente como el Legislativo), una decisión del partido en el poder.


 


Es vergonzoso para ese partido que se tomen las calles, se amenace con la supuesta “voz del pueblo” (un ninigrupo que no representan a ningún pueblo) a ministros de la Corte. Ese no es el camino. El camino es el de la Ley. Si no les gusta que se ocupen en cambiarla. Tienen mayoría. Y, como dijo acertadamente López Obrador, nadie por encima de la ley.






Déjanos tu comentario