Lunes 10 de Diciembre de 2018

Lunes 10 de Diciembre de 2018 09:49 am

Argumentos de Barbosa insuficientes | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

La revisar los argumentos de la magistrada presidente de Janine Madeline Otálora, para razonar su voto en contra del dictamen presentado por su par, José Luis Vargas Valdez, para anular las elecciones del pasado 1 de julio para gobernador en Puebla, la voluntad de los poblanos no se puso en riesgo a pesar de las acusaciones que hizo el candidato perdedor, Miguel Barbosa, de Morena.


 


De esa forma, con más de cien mil votos, la panista Martha Erika Alonso, ganó los comicios a Barbosa, a pesar de los argumentos que presentó Vargas en el sentido que el hallazgo de una bodega donde estaban guardadas las boletas electorales, podía entrar cualquier empleado del Instituto Electoral poblano, como se demostró en un video.


 


Sin embargo, el recuento de los votos se hizo y no se comprobó pérdida alguna de boletas y, aunque esto hubiera ocurrido, como justificó jurídicamente Madeline Otálora, el número de votos estaba revisado dos veces, no se cambió la voluntad poblana que recaía en favor de Erika Alonso.


 


Los argumentos de Vargas, uno a uno, fueron derribados jurídicamente por Otálora. Esto, en los momentos en que estaban dividida la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Estaban los votos de los magistrados en empate, 3 a 3. Por ello fue necesario que el voto de calidad, de la presidente del tribunal, tomara la decisión.


 


Muy efusivo, Vargas habló hasta de la descalificación del sistema electoral mexicano. Sin embargo, no renunció al cargo y se mantuvo en el puesto. La misma actitud, coincidentemente, la tuvo el candidato de Morena que pidió, Miguel Barbosa, quien amenazó con movilizaciones para “demostrar” su “triunfo”.


 


Vargas, desde hace días, demostró su simpatía por Barbosa. Evidenció su desesperación ante el temor de perder, que sacó a la luz (a pesar de que éticamente es deleznable) en redes sociales su opinión. Esto debió realizarse en privado. Difundirla era una operación mediática para influir en la decisión de magistrados que dudaban en su decisión.


 


Barbosa, quien tiene asegurado un puesto como director de la Lotería Nacional, no quiere reconocer su derrota. Se gana o se pierde con un solo voto y la madurez política y democrática debe llevar a reconocerlo públicamente. Ser demócrata no significa estar en contra de decisiones irrebatibles como la del TEPJF, sino de reconocer y respetar las reglas con las que se juegan políticamente en las elecciones.






Déjanos tu comentario