Lunes 10 de Diciembre de 2018

Lunes 10 de Diciembre de 2018 08:50 am

¿Neoliberalismo o conservadores? | SALOMÓN PRESBURGER

De alguna manera, al escuchar el discurso en la toma de protesta del presidente López Obrador, percibí que el mensaje que nos transmitía era que estábamos mejor hace muchos años cuando fue la época del Desarrollo Estabilizador, y sí sentí un poco de nostalgia, sin embargo, el problema es que no se puede regresar al pasado, y hoy en día, los mismos que vivimos esa época ya cambiamos, además que la tecnología definitivamente nos ha mejorado la vida en muchos aspectos.


Simplemente la esperanza de vida es mucho mayor que en el pasado, la medicina ha tenido avances notables, simplemente imaginemos como sería vivir sin celulares, o imaginen regresar a usar los pañales de tela; cosas que hoy las percibimos como muy normales y que si las perdiéramos sería una tragedia para nuestra vida cotidiana.


Definitivamente las experiencias que hemos vivido en el pasado y nuestra muy especial circunstancia que tenemos es lo que nos define.


En la actualidad México, debido a todo lo que ha pasado, bueno y malo, tiene una cultura muy particular ‒entendiendo cultura como la manera de comportarse de un pueblo‒, que se ha ido distorsionando y degradándose en el tiempo, y no se trata de regresar al pasado para arreglarla, sino de recuperar valores universales que son atemporales como la honestidad, la disciplina, el querer educarse y ser mejores personas, el compromiso de ser responsables con nuestra sociedad, y otros valores muy importantes que independientemente de los avances tecnológicos deberían prevalecer a lo largo de los años.


Hablando de la economía y del manejo del país, yo creo que no se trata de conservadurismo o neoliberalismo, sino de ser pragmáticos y eficientes. Hay unos cuantos que tienen ventajas y concesiones inaceptables, de ahí que sea necesario corregirlo sin destruir valor y generando más competencia. Las condiciones de vida de la población están muy deterioradas, también es obvio que los servicios de salud hay que mejorarlos en gran medida y financiarlos de manera sustentable, la inseguridad se debe arreglar, hay que motivar a los emprendedores a arriesgarse, invertir y generar buenos empleos; es relevante aprovechar la capacidad de compra de nuestro mercado interno para que las empresas que producen en nuestro país crezcan, pero no podemos cerrarnos a un mundo que está hiperconectado.


Hoy, México, tiene problemas muy serios, sobre todo desigualdades y carencias inaceptables que padecen millones de personas, y que no creo que sea el resultado de visiones ideológicas, sino porque hemos tenido en puestos claves de gobierno a gente muy rapaz que ha gozado de impunidad por muchos años, y mientras no nos deshagamos de ellos seguiremos entrampados en círculos viciosos.


En mi opinión, hay que ser muy inteligentes y hábiles en nuestras negociaciones, hacer estrategias que nos beneficien como país hacia dentro y hacia afuera, sin ideologías, tan sólo ser lo suficientemente pragmáticos y eficientes.


Para ser ganadores y convertirnos en un país con tasas de crecimiento elevadas en el que toda la población mejore su nivel de vida es muy importante que sintamos a nuestro gobierno como un aliado y no un obstáculo a brincar.


 






Déjanos tu comentario