Jueves 6 de Diciembre de 2018

Jueves 6 de Diciembre de 2018 11:30 am

Trabajar en el Gobierno ¡No gracias! | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Trabajadores de los niveles medios y altos del Poder Judicial de la Federación, así como especialistas del Banco de México, Banobras, Nafin, Hacienda y de varios organismos autónomos, se niegan a percibir salarios bajos.


 


Al asumir el control de la administración pública, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó la disminución salarial de la alta y media burocracia, al 50%.


 


Esto fue bien visto por los trabajadores de escasos ingresos quienes vieron “cierta” justicia salarial. Sin embargo, esto no fue así para quienes son especialistas en materias de administración pública.


 


Un directivo preparado en las mejores universidades del país e incluso del extranjero, con una hipoteca, hijos estudiando en escuelas de paga y, por si fuera poco, con experiencia comprobada en la materia, difícilmente aceptaría una posición en el gobierno federal por un salario menos a 50 mil pesos. Si sus gastos son superiores a esa cifra, no le conviene aceptar un puesto directivo que, con las nuevas medidas de austeridad, trabajaría muchísimo más y con la amenaza de salirse de la Ciudad de México abandonando familiares, amigos y otros núcleos sociales a los que está acostumbrado.


 


Quien, con gastos superiores a los 50 mil pesos mensuales, acepta un cargo que le ofrezca la misma cantidad de dinero por realizarlo, estaría obligado a corromperse, aunque sea una persona proba.


Por ello, quienes aún trabajan en el sector público, se niegan a disminuir sus percepciones a la mitad y, por ello, acudirán a la justicia federal, a fin de que se aplique la garantía constitucional del artículo 14, que establece que ninguna ley tendrá efectos retroactivos. Así que ganarían fácilmente un a parto contra la decisión de López Obrador. Esto, claro, no opera para las nuevas contrataciones.


 


Muchas dependencias de gobierno pasan apuros en estos momentos, ante la falta personal calificado para responsabilidades especializadas debido a los salarios bajo. Esto se agudiza en áreas de gran especialización.


 


Es grave, ya que los mexicanos queremos eficiencia y resultados. No queremos a ineptos, corruptos e ineficientes mediocres.






Déjanos tu comentario