Lunes 3 de Diciembre de 2018

Lunes 3 de Diciembre de 2018 09:11 am

Mis dudas sobre el futuro de México | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Las promesas de Andrés Manuel López Obrador, en sus 100 puntos de su gobierno, me deja fundamentalmente varias dudas sobre los “cómos”. Aunque no meterá a la cárcel a su antecesor, Enrique Peña Nieto, ni a los miembros de su gabinete, asegúralo que le dejó un país “en quiebra”, especialmente en el sector petrolero.


 


Lo que me queda claro, como analista, es que la base de sus objetivos políticos y económicos será el petróleo, fundamentalmente para cumplir con todos los mexicanos.


 


El 100 por ciento de sus planteamientos están dirigidos a programas sociales y a, materialmente, regalar dinero a varios sectores, lo que implicaría un gasto extraordinario de más de 600 mil millones de pesos. Para lograr un incremento en el paquete de ingresos nacionales, no basta con atacar a la corrupción y acabarla (lo que se ve complicado), sino lograr un crecimiento del 5% del Producto Interno Bruto, o sea todo aquello que producimos todos los mexicanos en un año, para lograr esas metas.


 


Además de los programas sociales, AMLO planteó programas de gobierno en todas las áreas, donde también se necesitan recursos financieros. Pero no plantea al origen de los mismos. El “cómo” es fundamental para dar certidumbre al inversionista y a los trabajadores en la permanencia de sus empleos.


 


Tocó el tema de los trenes. Sólo se refirió a dos: el transístmico y el Maya. En ambos casos, aseguró que se consultaría a las comunidades. Serían turísticos, de pasajeros y de carga para hacerlos rentables.


 


En San Lázaro fue donde habló del perdón y el “borrón y cuenta nueva” de su gobierno al de su antecesor, Enrique Peña Nieto. Esto lleva también varias preguntas:


 


¿Perdonará a quienes fueron acusados públicamente de obtener ilícitamente recursos en la construcción de obras de infraestructura?


 


De acuerdo al artículo 14 Constitucional, ninguna ley tendrá efectos retroactivos, entonces ¿Javier Duarte, Roberto Borge, Guillermo Padrés, Andrés Granier y otros políticos que saquearon las arcas públicas y que están sujetos a proceso, serán perdonados?


 


¿Gobernadores salientes como Miguel Ángel Yunes, acusado por el actual gobernador veracruzano Cuitláhuac García, también será perdonado?


 


Ahora bien, en una de las grandes ofensas que sufre a diario la sociedad, la inseguridad e impunidad, sólo habló de la participación de las fuerzas armadas en los delitos federales, aunque dejó ver que apoyaría la centralización del mando único policíaco, pero habló de plazos en las metas para defender a la sociedad del crimen desorganizado que afecta al 90% de la población.


 


En términos generales, el 60% de las metas de López Obrador, son factibles y el resto parecen deseables.


 


En otras entregas de esta columna te informaré sobre las herramientas que están ocultas y secretas que podrían darle herramientas suficientes a AMLO para lograr sus objetivos sociales y económicos.






Déjanos tu comentario