Viernes 30 de Noviembre de 2018

Viernes 30 de Noviembre de 2018 09:33 am

El discreto encanto de la luz de media noche | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

A partir del primer minuto de mañana sábado, Andrés Manuel López Obrador, será presidente de la República, con todas las facultades y derechos. Regresaremos al discreto encanto del poder superior de la Presidencia de la República.


 


Arriba, de los poderes Legislativo y judicial. El equilibrio de poderes, que se daba con ciertos matices a través de los últimos 36 años. Incluso Vicente Fox afirmaba que el Ejecutivo propone y el Legislativo dispone.


 


Sin embargo, el nuevo legislativo está conformándose. Sólo entiende de un solo líder: López Obrador, aunque muchas veces no entienden las señales y se van por la libre, que generalmente es frenada por el resto de los legisladores.


 


Mañana despertaremos en un nuevo México; es indudable. Los paradigmas se transforman y ahora las reglas del juego político, económico y social serán distintos. Afortunadamente, los mexicanos tienen un gran talento para adecuarse a las nuevas normas y esperan, cuando menos, mantener su nivel de vida.


 


Los retos están a la vista. En seguridad, el más importante, las primeras señales están enfocadas a una mano dura. En economía, después de la cancelación del Aeropuerto de la Ciudad de México, en Texcoco, se encendieron las luces amarillas de inversionistas. Sin embargo, el equipo económico de AMLO, encabezado por Carlos Urzúa, trata de tranquilizar a los administradores del dinero.


 


Todo lo demás, son temas importantes pero secundarios a la seguridad y economía.


 


En el nuevo estilo hay también otros hechos que transforman la vida del Presidente de la República. Su seguridad estará en manos de especialistas de la Secretaría de Defensa Nacional. Algunos miembros del Estado Mayor Presidencial, ya sin la credencial de Los Pinos, ahora cobrarán en la Sedena.


 


Los Pinos serán un museo; se construirá un aeropuerto en Santa Lucía, serán militares quienes cuidarán al Presidente y a la ciudadanía; habrá perdón a corruptos del sexenio anterior y, además, se mantendrá el fuero para los políticos.






Déjanos tu comentario