Miércoles 21 de Noviembre de 2018

Miércoles 21 de Noviembre de 2018 08:30 am

México es monopartidista; minipartidos se desmoronan | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Los minipartidos se desmoronan. El sistema político mexicano se encamina al monopartidismo, como ocurrió de 1924 a 1976, cuando el Partido Revolucionario Institucional se asentó como un partido totalmente poderoso y único, con una oposición de caricatura.


 


El pasado fin de semana, el Partido de la Revolución Democrática demostró que vive los últimos momentos de su “cómoda vida” al amparo de los impuestos de los mexicanos. Sus huestes se pelean hasta por las engrapadoras.


 


El PRD nació en base a la unión de las izquierdas de ideología y las de movimiento de masas. Todas, absolutamente todos, enfrentados por posiciones políticas y el dinero de las prestaciones partidistas que le otorgan tanto los gobiernos estatales y federales, como las cuotas partidistas.


 


Ciento de millones de pesos en juego, cada año. Eso es lo que pelean en estos momentos quienes se disputan los despojos del partido amarillo. No es asunto menor. Se trata de recursos financieros con los que dan de comer a miles de “movilizadores” sociales.


 


El caso del PRD, es un ejemplo que viven el resto de los partidos políticos menores que fueron desplazados de sus zonas de confort por un nuevo partido, de un solo hombre: Morena, de Andrés Manuel López Obrador.


 


Sí Morena de López Obrador. Los políticos que al amparo de esta marca llegaron a puestos de elección popular y que, todavía en marzo de este año, ni soñaban estar en los cuernos de la luna, son ahora los nuevos potentados. Son los políticos que tienen el poder, bueno un poder similar, al que tenían los priistas en los 50s, 60s y 70s.


 


El PRI, el PAN, el Verde Ecologista, el PES, Movimiento Ciudadano y todos los demás partidos, están envueltos en una crisis, no sólo existencial, sino de mayor fondo. Están materialmente sin el apoyo suficiente para ser considerados una oposición seria. Tratan de tomar discursos de opositores, pero en el PRI, al mando de Claudia Ruiz Massieu, no le salen las consignas.


 


Para el PAN, no le es complicado ser oposición. No le salían los discursos cuando eran gobierno y ahora son buenos en la oposición. Es la segunda fuerza del país, pero muy distante de Morena.


 


La crisis de partidos, llega a tal grado que México está convertido en un país con un gobierno monopartidista; totalmente Morena.






Déjanos tu comentario