Martes 13 de Noviembre de 2018

Martes 13 de Noviembre de 2018 09:02 am

Críticas repugnantes a la #MarchaFifi |VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Ya hemos mencionado en este espacio. Es un crimen de nuestra “gloriosa” clase política, dividir a la sociedad. La historia ha demostrado que una sociedad dividida es vulnerable a ataques y vejaciones desde el más selecto grupo de poder.


 


La vieja historia de los pobres contra los ricos, es una aberración. Claro que debe haber una sociedad justa y equitativa. Aquí, en México, se amasan enormes fortunas al cobijo del poder y muchos destacados miembros de la clase política, de la izquierda, derecha o centro, son inmensamente ricos. Pero, no son ricos por su esfuerzo, dedicación, talento, educación. Son inmensa e insultantemente magnates, después que robaron al erario o se aprovecharon de sus puestos burocráticos para obtener ganancias totalmente ilícitas e ilegítimas.


 


Los millones de mexicanos, de todos los estratos sociales, votaron en contra de los burócratas corruptos y contra el abuso de los potentados (políticos, financieros y empresariales). Esto hace estallar polvorines de injusticia, con repercusiones sociales.


 


Una forma de manifestarse, que está dentro de la ley, es salir a las calles y exigir la atención de las autoridades. Lo hacen todos; de todos los estratos sociales y económicos. Unos salen a exigir garantías para mejorar las condiciones económicas y de oportunidades para los mexicanos. Otro, demandan más oportunidades para salir de la pobreza y miseria. Todos, acuden a las instancias gubernamentales para las soluciones inmediatas o a largo plazo.


 


Marchas en favor o en contra de políticas gubernamentales, sólo ensanchan la enorme brecha que existe entre los que tienen mucho y los que tienen muy, pero muy poco. Sin embargo, hemos visto que las soluciones están muy alejadas de los mexicanos. Los gobernantes no dan solución, pues.


 


El domingo, un ejemplo de la enorme brecha que se ensancha, fue la llamada “marcha fifi”, de aquellos que piden que el gobierno no ofrezca señales encontradas y genere condiciones económicas para promover la repartición de la riqueza; no la repartición de la miseria. Salieron pobres y ricos. Pero, los llamados “chairos” que se creen defensores de los pobres, hicieron críticas repugnantes contra estos manifestantes.


 


Si salen ellos los defensores emocionales de los pobres y llenan las calles, como ocurrió con “los fi fis”, entonces son “salvadores de la patria”.


 


Realmente, es necesario que el próximo gobierno, de Andrés Manuel López Obrador, llame a la reconciliación. Los hemos debemos estar hermanados, aunque nuestras diferencias de pensamiento, que se expresen libremente y que no sean concesiones graciosas de los gobernantes, aunque sean encontradas son válidas y respetables.


 


Como dice el trillado prócer de los “chairos”, como entre las naciones como entre los individuos, el respeto al derecho ajeno es la paz. Esto es lo que debe respetarse para vivir en paz.






Déjanos tu comentario