Martes 6 de Noviembre de 2018

Martes 6 de Noviembre de 2018 10:11 am

Presidentes sin pensión, ni guarros | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Al terminar con las pensiones a expresidentes de la República, se termina con una serie de abusos que se cometen con el erario público; aquel que enriquecemos todos los mexicanos.


 


A lo largo de la historia independiente mexicana, los “próceres” que nos guiaron a la gran crisis recurrente que vi ve el país, los mexicanos pagamos desde su manutención hasta su vivienda. Como reyes, les damos todo, para que nos gobiernen con su sapiencia. Aunque, al final, sólo sean pillos, saqueadores e ineptos.


 


Pero viven como reyes el resto de sus vidas. No sólo eso, sino que el resto de las vidas de sus hijos, nietos y hasta bisnietos. Acaso, ¿alguien conoce a un descendiente de Madero, Obregón, Elías Calles, Ortiz Rubio, Cárdenas, Ávila Camacho, Alemán, Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo, De la Madrid, Salinas, Zedillo, por citar los postrevolucionarios, que sea pobre?


 


Lo peor de los casos es que algunos, por decreto presidencial, recibían una pensión sus viudas e hijos; una vivienda, soldados del Estado Mayor Presidencial (como guardaespaldas), hasta un equipo de secretarias, asesores y mucho más. Todo con cargo al erario.


 


Esta decisión del todavía presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de quitar las pensiones y privilegios, endulzó el oído de la mayoría de los mexicanos que vieron los abusos de sus presidentes cuyas familias gozan de toda una larga lista de privilegios que sólo los Tudores o los Habsburgo gozan ancestralmente en países también ancestralmente ricos. Es otra venganza de los mexicanos de a pie contra quienes viajan por el mundo despilfarrando el dinero de los mexicanos.


 


No es mucho dinero el que se ahorra, pero es la señal que manda AMLO. Esperamos que sus cercanos colaboradores y familiares, no demuestren los abusos de sus antecesores. Eso sería imperdonable. ¡Que terminen estas monarquías republicanas!


 






Déjanos tu comentario