Domingo 28 de Octubre de 2018

Domingo 28 de Octubre de 2018 10:00 am

Y luego de la consulta sobre el NAIM, ¿qué sigue? | MARCO V. HERRERA B.

Inicio la consulta del Aeropuerto, la cual se está planteando más que como un proceso vinculante a una decisión ejecutiva, como un referéndum para legitimar todo lo que ya se ha ido anunciando. Por lo tanto, no nos debe de extrañar por ninguna de las decisiones que tome el nuevo gobierno y las cuales si las proyectamos en términos deportivos solo habría cuatro opciones alguien pierde, alguien gana o hay un justo empate, o en su defecto diría el clásico, o cualquiera de las tres juntas, sumadas, combinadas y/o añadidas. Dice la historia que el Rey Salomón era buenísimo para esos asuntos.


 


Las consultas populares son una herramienta de las democracias, en todos los países están reguladas para que puedan ser efectivas, las leyes las contemplan como una parte obligatoria sobre todo en procesos de creación de infraestructura, ya que en experiencias de diferentes países, los conflictos sociales hacen que se pierda mucho dinero al ser detenidas las obras por las comunidades, es por eso que las empresas están obligadas a hacer consultas populares y para eso además se utiliza la ayuda de las organizaciones de la sociedad civil.


 


En la era en dónde todo lo que vivimos es una posverdad, y después de que desde agosto nos amenazaron con la cancelación de Texcoco, con la promesa/amenaza de hacer consulta, con información dudosa de los proyectos aeronáuticos y posteriormente de que por fin se lleva a cabo la consulta y que ahora los delincuentes cibernéticos la atacan, la hackean, la tiran, pero como el ave fénix renace y logrará su objetivo, el domingo tendremos algo de noticias de que dijo el “pueblo sabio”.


 


Más allá de la decisión que preanuncien el domingo, y que el día 1 de diciembre lo anuncien pomposamente como una de las primeras decisiones de gobierno, lo que deberemos de medir es como queda la moralidad y la percepción de la sociedad.


 


Lo verdaderamente importante va a ser la percepción de los ganadores y de los perdedores, es seguro que se va a dudar del proceso y que se desatara durante toda la semana, como pasa en las competencias de lucha libre, en dónde se enfrentaban los técnicos contra los rudos, pero en este caso la lucha será entre serán los fifís contra los chairos. Ya veremos quién gana, desafortunadamente no es una discusión que aporte para el crecimiento social y menos civilizado, es muy posible que la rispidez y la crispación social empiece a subir de tono a partir de aquí.


 


Según sea la decisión va a ser muy importante las reacciones de los grupos sociales, económicos y políticos en México, más lo que opinen en el entorno internacional, si se da una supuesta solución sobre el destino de la vida aérea del valle de México, pues ya ni modo, eso no soluciona, el precio del petróleo, el oro, las tasas de interés de los bancos internacionales, el tratado de libre comercio, los migrantes que van y se regresas, las demandas de Trump, su proceso electoral y las bombas por correo, todo eso es solo una parte de los pendiente que se están acumulando para el día 1 de diciembre, el año 2019 y los años que siguen.


 


La vida de México no puede, ni debe ser expuesta en una simple consulta, que se ha convertido en una ocurrencia que lo único que está legitimando, no es una decisión que debiera tomar los técnicos y el Ejecutivo, estará legitimando que se está mandando al demonio a las instituciones nacionales y se están dando los primeros pasos de una estatización de los procesos económicos.


 


@Marcovherrera


 






Déjanos tu comentario