Viernes 26 de Octubre de 2018

Viernes 26 de Octubre de 2018 08:45 am

El extraño caso de Norberto Rivera | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Lo que podría haberse convertido en un caso escandaloso, en el que autoridades civiles y religiosas comentaran, el atentado a la casa del cardenal emérito Norberto Rivera Carrera, en el que murió un policía auxiliar, navega en un extraño silencio.


 


Los comentarios de políticos y religiosos no inundan las páginas y espacios de medios de comunicación. Simplemente, hubo un comunicado de la Arquidiócesis y del Arzobispo de la Ciudad de México, Carlos Aguiar Retes. Todo lo demás, silencio.


 


La clave del ataque, lo da uno de los asaltantes que fue herido en la balacera ocurrida el domingo pasado en la casa del líder católico. No fue un asalto. Se trató de un ataque que estaba dirigido contra el cardenal y había sido instrumentado con anticipación.


 


Independientemente del motivo, Rivera, comunicó oficialmente que no levantaría una denuncia por los hechos. Sin embargo, este asunto se persigue de oficio debido a que ocurrió un asesinato; un policía Bancario e Industrial, que estaba asignado como guardaespaldas del prelado.


 


Las investigaciones asumen a grupos de criminales organizados. No se trató de entrar a la residencia y robar lo de valor, en una zona que se distingue de grupos de rateros que entran en las residencias mientras sus moradores salen a comer y no se encuentran, ni sus empleados del servicio.


 


El comportamiento de autoridades y del mismo cardenal hablan de un asunto que tiene mayor importancia a la que un simple ataque a la casa del dirigente religioso. Sin embargo, aparentemente, ya se tiene información de quienes son los autores intelectuales y físicos de la agresión.


 


Raymundo Collins, secretario de Seguridad Pública, así como Edmundo Garrido, Procurador de Justicia capitalino, mantienen las investigaciones. Se sabe extraoficialmente, que se solicitó el apoyo de autoridades federales, con el objetivo de acopiar información. El delincuente herido, hospitalizado en el Hospital de Traumatología de Lomas Verdes, no ha dado más información, pero los policías ya están en contacto con sus familiares. El se dedicaba al robo callejero. Seguramente, la próxima semana se tendrá más información sobre este ataque a un cardenal, uno de los príncipes de la Iglesia Católica. ¿En otras circunstancias este ataque tendría otra relevancia?






Déjanos tu comentario