Viernes 19 de Octubre de 2018

Viernes 19 de Octubre de 2018 10:29 am

Ramo 23, botín y arma política | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Los nada despreciables 107 mil millones de pesos, dedicados a los fondos de Desastres Naturales, Apoyos Regionales, Accesibilidad a personas con discapacidad en transporte público, el metropolitano previsiones salariales, capitalidad y de infraestructura estatal y municipal entre otros, son rapiña la clase política con uñas y dientes.


Y, no es para menos. Es un Fondo inventado por Carlos Salinas, desde que era secretario de Programación con Miguel de la Madrid, para controlar a gobernadores y a alcaldes relevantes. Con el paso del tiempo se convirtió en el oscuro y manipulable, “Ramo 23”.


Por ello, el líder de la mayoría morena de la Cámara Baja, Mario Delgado, pide controlarlo. Es una herramienta de control político evidente y corresponde al incremento en la captación de recursos fiscales.


Es una estructura perversa que debe ser sancionado y analizado en detalle, ya que ha sido utilizado con fines electorales, como se observó en el incremento de sus montos en el 2011 y 2017, precisamente en los las previos a comicios presidenciales.


Acabar con ese mecanismo, es lo más saludable para la democracia y el desarrollo de varias regiones del país. Que no sea en base a intereses electoreros, sino que se convierta en una auténtica herramienta de desarrollo regional.


En el Ramo 23 están etiquetadas las previsiones salariales para los funcionarios, que son las aportaciones que hace el gobierno federal para promover la cultura del ahorro en los trabajadores; el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), para cubrir los daños ocasionados por fenómenos naturales; y los fondos para infraestructura municipal y estatal.


Uno de estos fondos es el de "Proyectos regionales", el cual es utilizado para que los estados y municipios realicen proyectos de infraestructura pública como pavimentación de calles, alumbrado, rehabilitación de drenaje, entre otros.


Las administraciones de Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, le funcionó como arma de coerción y control para los gobernadores. Estos, al final de cuentas, usaron el dinero en forma discrecional y sin control. Por ello, no podemos estar más de acuerdo con los legisladores de Morena, presididos por Mario Delgado y Ricardo Monreal: el ramo 23 debe desaparecer o, por lo menos, controlarlo y etiquetarlo.






Déjanos tu comentario