Jueves 11 de Octubre de 2018

Jueves 11 de Octubre de 2018 08:40 am

La realidad los devora | CATALINA NORIEGA

Los cientos de promesas de AMLO, y las que sigue haciendo, se derrumban como castillos de naipes. Ofertó lo habido y por haber, pero ahora en periodo de transición, a su inexperimentado equipo le empieza a caer el veinte, de la imposibilidad de pasar de las palabras a la acción.


 


Empezaron con los foros. Los de la “Paz con Justicia y Dignidad”, que involucran a la seguridad, de súbito se cancelaron. La mayoría de ellos acabó en el desastre. El número de víctimas es arrollador y escucharlas a todas se llevaría, incluso, años.


 


La exigencia de la mayoría de estos comparecientes fue lapidaria. Rechazaron la premisa del electo y a gritos demandaron: “Ni perdón ni olvido”. Quienes viven en carne propia, la desaparición de un familiar, el homicidio, el secuestro o tantos otros agravios, están sordos a los sermones bíblicos del próximo tlatoani.


 


Quieren que aparezca al que buscan sin descanso, con la esperanza, cuando menos, de poderle dar cristiana sepultura. Se inconforman ante el asombro de los futuros funcionarios, incapaces de dar una respuesta directa, o esbozar lo que será su programa.


 


Frente a esta andanada de reclamos, se puso un alto. Participaban, además de las víctimas, organizaciones civiles, defensores de Derechos Humanos,criminólogos y especialistas.


 


Se decidió cancelarlas en cinco estados prioritarios: Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas. Cualquiera de ellos es ejemplo de la tragedia sin fin. Homicidios, secuestros, extorsiones, desapariciones de personas y un abismo de intranquilidad para sus habitantes.


 


Los sucesivos gobiernos se comprometen a devolver la paz. Ninguno lo ha logrado y, por el contrario, las cifras, al alza. En la desesperación cambian a las autoridades a cargo, sin que los nuevos obtengan mejores resultados.


 


El electo insistió en que se escucharía a todos. Ahora argumentan que necesitan hasta fines de octubre, para estructurar la nueva Secretaría de Seguridad Pública, sus políticas y estrategias. ¿Y los que no pudieron externar sus quejas? Como siempre, oídos sordos.


 


Si en el renglón que más hiere a la sociedad, estamos en ascuas, lo mismo pasa con el de educación. Esteban Moctezuma, futuro secretario, sigue con los foros, aunque el último en Guerrero, se tuvo que suspender, por la rijosidad de la CETEG. La corriente sindical afín a la CNTE, está en desacuerdo con el regreso al poder magisterial, de Elba Esther Gordillo.


 


La otrora “dueña” del SNTE, vuelve por sus fueros y coloca en las reuniones, con carácter de lidercillos, a sus allegados. La Coordinadora se niega a subordinarse a la que regresa en plan de vengadoray convoca a sus huestes a seguir con la línea dura que manejan y que ha tenido a miles de niños sin clases.


 


En Guerrero, no sólo han sido vándalos, sino que hacen alarde de un comportamiento vergonzoso, en locales públicos. Se les ve con frecuencia, en francas borracheras, ajenos por completo a sus obligaciones, entre las que parece que, la de enseñar, no existe.


 


Y si la CNTE y sus aliados se declaran en rebeldía, el grupo que en la actualidad preside el SNTE (Juan Díaz de la Torre), tampoco está manco. El coctel que se le avecina a Moctezuma Barragán se ve explosivo y difícil de manejar para quien actúa a nombre de un López Obrador, que se comprometió a eliminar la Reforma Educativa, pero también a los jerarcas rancios del gremio. Del dicho al hecho, ni duda cabe, se topan con la realidad.






Déjanos tu comentario