Jueves 27 de Septiembre de 2018

Jueves 27 de Septiembre de 2018 08:48 am

Una realidad que los políticos no enfrentan | EDUARDO RUIZ HEALY

Los políticos en campaña prometen que si ganan el cargo de elección popular que buscan harán todo lo necesario para crear las condiciones idóneas para que los empresarios inviertan lo necesario para generar un elevado número de empleos bien pagados.


 


Una vez electos, esos mismos políticos se enfrentan a una realidad que antes se negaron a aceptar: cada vez es más difícil crear los empleos bien pagados que las perdonas demandan.


 


La automatización, robotización y evolución acelerada de la inteligencia artificial están haciendo que cada vez más actividades humanas sean realizadas por máquinas y robots que trabajan 24 horas al día durante los siete días de la semana durante las 52 semanas que tiene un año. Si acaso se detienen es porque requieren de cierto mantenimiento o sufren una descompostura.


 


Un estudio realizado recientemente por el Pew Research Center (www.pewglobal.org) indica que “En algunos países y sectores económicos la transformación del lugar de trabajo ya ha comenzado. En fábricas de Corea del Sur hay más de 600 robots industriales instalados por cada 10,000 trabajadores. En Japón hay más de 300 y en los Estados Unidos casi 200. La maximización de los beneficios y el costo relativamente elevado del trabajo humano ayudan a impulsar la automatización. El costo promedio por hora de un obrero es de 49 dólares en Alemania y de 36 dólares en los Estados Unidos. El costo por hora de un robot es de 4 dólares… La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que el 14% de los puestos de trabajo en las economías avanzadas podría ser susceptible a la automatización y otro 32% sustancialmente modificado, afectando la vida de millones de trabajadores”.


 


El mismo estudio indica que la mayoría de las personas en países desarrollados y subdesarrollados aceptan que los robots y las computadoras se encargarán de los trabajos que hoy realizan los humanos, si bien ven que eso ocurrirá durante los próximos 50 años, aunque la realidad indique que será mucho antes.


 


Pew añade que “la mayoría cree que aumentar la automatización tendrá consecuencias negativas para los trabajadores. Las grandes mayorías de cada país encuestado creen que la gente común tendrá dificultades para encontrar trabajo como resultado de la automatización. Relativamente pocos predicen trabajos nuevos y mejor pagados creados por la tecnología avanzada”.


 


Un estudio elaborado por McKinsey Global Institute (www.mckinsey.com), difundido a fines de 2017, predice que para el año 2030, es decir dentro de solo 12 años, se habrán perdido 800 millones de empleos en el mundo debido a la automatización y que “es probable que aumente la desigualdad de ingresos, lo que posiblemente genere inestabilidad política; y las personas que necesiten capacitarse para nuevas carreras no serán los jóvenes, sino los profesionales de mediana edad”.


 


¿Los responsables de la llamada Cuarta Transformación de México son conscientes de esta realidad o, como la mayoría de los políticos del mundo, se niegan a enfrentarla?


 






Déjanos tu comentario