Jueves 20 de Septiembre de 2018

Jueves 20 de Septiembre de 2018 08:25 am

Tráileres macabros, signo de corrupción | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Es un escándalo mundial el abandono de 157 cadáveres en un contenedor en una zona residencial de Guadalajara, Jalisco, entidad gobernada por Aristóteles Sandoval. Ahora, crece el escándalo debido a que no es sólo un tráiler, sino dos. Están repletos de cadáveres.


 


No caben el Servicio Médico Forense y tampoco, el gobierno de Sandoval se ha preocupado por la construcción de nuevas gavetas para el depósito de muertos que están sin identificar, en espera que sean reclamados por sus familiares.


 


Son casi 400 cadáveres apilados como costales; más respeto merecen las reses y otros animales para consumo alimenticio, mismos que les dan un espacio en tráileres refrigerantes. Un desprecio a los seres humanos. Los políticos sólo usan chivos expiatorios para expiar sus culpas. De esa manera es como despidieron a Luis Octavio Cotero, “por omisiones graves” cuando la responsabilidad de los cadáveres no es el Semefo, sino de la Fiscalía que encabeza Raúl Sánchez Jiménez, protegido del gobernador.


 


Esto es despreciable, pero lo es aún más lo que ocurre en el país. Decenas de muertos; hombres mujeres, niños y ancianos, saturan las morgues de materialmente todo el país. El gobierno federal, de Enrique Peña Nieto, no ofrece ayuda a ningún Estado con el fin de paliar la grave conflictiva del hacinamiento de víctimas de la guerra contra el crimen organizado.


 


Primero, quedó completamente claro que fracasó la guerra contra los criminales. Son cientos de miles los muertos. En los Balcanes, una cantidad menor fue suficiente para que entraran los “Cascos Azules” de las Naciones Unidas a poner paz a los grupos beligerantes.


 


Segundo, la impunidad crece, ya que la mayoría de las víctimas están como desconocidas y de sus victimarios, ni idea de quienes son.


 


Tercero, muchas de esas víctimas son “daño colateral”, como mencionó el que fue secretario de Gobernación de Felipe Calderón, Fernando Gómez Mont, al referirse de las personas que mueren en el “fuego cruzado”.


 


Jalisco es el reflejo de lo que ocurre en un país donde la ley no se respeta y la impunidad es el resguardo de quienes cotidianamente ofenden a la sociedad.






Déjanos tu comentario