Miércoles 19 de Septiembre de 2018

Miércoles 19 de Septiembre de 2018 08:57 am

Uno de los principales retos que enfrentará AMLO | EDUARDO RUIZ HEALY

En Tepic, Nayarit, el presidente electo dijo que “el país lleva 30 años en bancarrota, desde que se está aplicando la política neoliberal”, pero que eso no le impedirá “cumplir, que quede claro, todo, todo lo que ofrecimos en campaña”.


Que el país está quebrado o no es cuestión de debate y la mayoría de los economistas no están de acuerdo con la percepción que tiene Andrés Manuel López Obrador, aunque nadie se atrevería a decir que la economía mexicana ha crecido espectacularmente desde que los neoliberales liderados por Carlos Salinas de Gortari se apoderaron del gobierno federal al llegar Miguel de la Madrid a la presidencia de la república, el 1 de diciembre de 1982.


En cada sexenio, desde 1982, el producto interno bruto (PIB) nacional no creció los suficiente para satisfacer las necesidades de cada vez más mexicanos.


Durante los seis años en que gobernó De la Madrid (1982-88), la economía creció 0.30%, mientras que la población aumentó 12.4%.


En el sexenio de Carlos Salinas (1988-94), el crecimiento del PIB fue de 3.9% y el de la población fue de 11.8%. En el de Ernesto Zedillo (1994-2000), el PIB aumentó 3.67% y el número de mexicanos creció 11.5%. En el de Vicente Fox (2000-06), el PIB registró un incrementó de 2.13% y la población aumentó 8.9%. En el de Felipe Calderón (2006-12), el PIB apenas aumentó 1.86% al tiempo que la población creció 8.51%. Finalmente, en el de Enrique Peña Nieto, se calcula que la economía habrá crecido 2.14% mientras que la población habrá aumentado 8.58%.


En resumen: la economía no ha crecido igual o más que la población y que los bienes y servicios que produce el país cada vez alcanzan para menos.


Para empeorar la situación, el grueso de la riqueza se concentra en muy pocas manos. De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en 2016, que es el último año que anota en su sitio, 53.4 millones de mexicanos -el 43.6% de la población- vivían en pobreza, y 9.4 millones de ellos -el 7.6% de la población- sobrevivían en pobreza extrema.


Si bien en números relativos en 2016 había menos pobres que en 2008 (43.6% vs. 44.4%) y menos de ellos en pobreza extrema (7.6% vs. 11.0%), en números absolutos son cada vez más las personas pobres, de 49.5 millones que había en 2008 a 53.4 millones en 2016, si bien los que viven en pobreza extrema disminuyó de los 12.3 millones en 2008 a 9.4 millones en 2016.


Los datos del CONEVAL indica que en 2016 únicamente el 18.7% de la población del país es no pobre y no vulnerable.


Disminuir la desigualdad es uno de los principales retos que enfrentará Andrés Manuel. Si el país está en bancarrota, como él lo asegura, le será más difícil lograrlo. Si aplica medidas populistas cortoplacistas, los buenos resultados serán efímeros.


 


 






Déjanos tu comentario