Viernes 7 de Septiembre de 2018

Viernes 7 de Septiembre de 2018 08:54 am

Bajó la beligerancia morenista en el Congreso | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Los primeros días de funciones de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, parecía una lucha libre, sin límite de tiempo y campal; todos contra todos. El partido en el poder, Morena, no entendía que hoy son partido en el poder y se mantienen en una línea de oposición incluso contra ellos mismos.


 


El sábado pasado dieron la mejor muestra de que no superan afrentas y discriminaciones políticas de los partidos que anteriormente tomaron la Presidencia de la República, como el PAN y el PRI. No han superado que ellos no les dieran posiciones políticas, ni chambas en la administración pública, a pesar de ser dirigentes o líderes naturales en muchas áreas y regiones del país.


 


Por ellos, con total falta de clase y respeto, insultaron a sus adversarios que hoy son una lastimosa minoría que, ni juntos, lograrían acercarse a la mayoría.


Independientemente de los liderazgos de Morena en el Congreso, como son Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo en Diputados y Ricardo Monreal y Martí Batres en Senado, los grupos políticos internos no respetan los liderazgos piramidales. Sólo la voz del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.


 


Fue así como piramidalmente se diluyó la instrucción en cada uno de los subliderazgos la instrucción de AMLO de orden y respeto. El papel tomado por Batres y Muñoz Ledo al frente de la mesa directiva de las cámaras legislativas, fue el correcto, aunque en algunos momentos se vieron regaños a los legisladores. Sin embargo, en el partido en el poder debe verse unidad y no divisionismo; coherencia y no dispersión.


 


Así se logró salvar las sesiones anteriores. Sin embargo, López Obrador, en reuniones con legisladores morenistas les instruyó a respetar los liderazgos que instruyó en el Congreso. Son su voz en el Poder Legislativo.


 


Muchos de los diputados y algunos senadores por Morena, no han leído la Constitución de la República y menos el Reglamento Interno del Congreso. Lo comprobé en un pequeño sondeo en las sesiones del martes y de ayer jueves, al platicar con diputados y senadores al respecto. Por ello, es el enfrentamiento con sus líderes, ya que desconocen la disciplina parlamentaria, que nada tiene que ver con su libertad de expresión, sino con la técnica jurídica.






Déjanos tu comentario