Martes 4 de Septiembre de 2018

Martes 4 de Septiembre de 2018 10:59 am

Vergonzosa actitud de legisladores | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

El sábado primero de septiembre quedó establecido el Congreso de la Unión. Destaca dos aspectos que son relevantes: la gran lucidez y agilidad mental de presidente de la Cámara de Diputados, para controlar y dejar actuar a sus compañeros de partido, así como frenar los afanes exhibicionistas del también morenista Gerardo Fernández Noroña.


 


El otro aspecto, definitivamente, es la postura que adoptará la mayoría parlamentaria de Morena, partido que llevó al poder a Andrés Manuel López Obrador. Aún, no digieren que ganaron la Presidencia de la República y ahora ya no son oposición, sino son gobierno (por el momento en el Congreso) y en pocos meses tendrá completamente dos de los tres poderes de la Unión.


 


En la sesión del sábado pasado, de pena ajena, varios de los legisladores (donde no se escapaban los del PAN y el PRI), se dieron a la tarea de insultar a los líderes de cada una de las siete fracciones parlamentarias representadas en el Congreso. Si, se entienden posiciones unificadas como el conteo del uno al 43, para exigirle al gobierno cuentas sobre los 43 estudiantes desaparecidos y asesinados en Iguala en el 2014.


 


Fue una protesta inteligente, aunque la responsabilidad de llegar a la verdad será de en unos meses responsabilidad de López Obrador y, de ser necesario, tendrá que fincar responsabilidades a funcionarios de Enrique Peña Nieto. ¿Saldrán con pancartas a exigirle cuentas a AMLO? Lo dudamos, ya que muchos morenistas aprendieron de priismo la disciplina piramidal.


 


Algunos, afortunadamente pocos, diputados gritaban fuera de sí insultos y demandas fuera de cualquier principio ideológico. Sólo el rencor y la venganza; el hígado y el intestino.


 


Conozco y he estado en deliberaciones de Congresos en varios países. En la gran mayoría, el debate es intenso, pero inteligente; los insultos son tan finos que pasan a ser frases célebres. En San Lázaro, vi únicamente el discurso del rencor de muchos que se formaron en las filas del PRI y el PRD, y que desde el anonimato agredieron a los dirigentes de los partidos que les enseñó a hacer política.


 


¿Este será el tono con el que se manejarán las fracciones parlamentarias de Morena en el Congreso Federal y en los Estados donde son mayoría? Ese es el camino perfecto para que, como partido en el poder, pierda el respeto e incluso le hagan daño al gobierno de López Obrador.


 


El indulto es el camino del impotente e ignorante. Exigimos los mexicanos un debate de altura; la altura que merece nuestro país.






Déjanos tu comentario