Viernes 17 de Agosto de 2018

Viernes 17 de Agosto de 2018 08:47 am

Rodríguez Casas hunde prestigio internacional del IPN | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Grave escándalo en universidades de talla internacional cae sobre el Instituto Politécnico Nacional, luego que su director, Alberto Rodríguez Casas, quiere hacer de pleito ratero a un grupo de investigadores de Harvard, que elaboraron un software para el Instituto Nacional Electoral, viola un contrato para quedarse con varios millones de pesos que no son de su propiedad.


 


Quiso convertir en un asunto político, un caso de investigación y trabajo académico internacional. El escándalo del directivo, llegó a afectar el prestigio del IPN en el top de grandes universidades, que ya no le tendrán confianza en ofrecerle proyectos de investigación de talla mundial.


 


Lo peor de todo es que se convirtió en un dolor de cabeza para el secretario de Educación, Otto Granados Roldán, a unas semanas del cambio de administración. Bueno, para no pagar un contrato entre investigadores de Harvard y el director de la Escuela de Economía, lo califica de “incompetente” judicialmente. No se firma con las personas; los contratos e firman entre instituciones y eso lo desconoce un personaje que se dice científico.


 


La Ley Orgánica, Reglamento interno y Reglamento Orgánico del Instituto Politécnico Nacional si conceden atribuciones legales a los Directores de las Unidades Académicas para la suscripción de instrumentos Jurídicos; así quiere eludir la responsabilidad de pago de dinero que ya le entregaron para la elaboración de ese software para blindar las elecciones del pasado 1 de julio.


 


Contrasta con la posición Institucional, la existencia del Oficio 2017-4082—6-1 de fecha 29 de noviembre de 2017 suscrito por el propio Mario Rodríguez Casas, a través del que informa al Instituto Nacional Electoral sobre la viabilidad de incorporarse al proyecto para desarrollar un plan de continuidad de operaciones y plataforma de manejo de crisis para asegurar y garantizar la rápida y oportuna recuperación de los procesos materia del servicio (electorales).


 


Por una parte, niega la existencia de un vínculo con el Instituto Nacional de Electoral y con Israel Reyes Gómez, el líder del equipo de investigadores, pero por la otra reconoce jurídicamente, haber recomendado a la Escuela Superior de Economía y a sus investigadores para el desarrollo del trabajo.


 


El asunto está en tribunales, pero el desprestigio que provocó Rodríguez Casas en las grandes universidades del mundo, pero especialmente las de Estados Unidos, es irreparable. Lo más seguro es que este asunto vaya a los tribunales de Estados Unidos y la SEP tendría que cargar con un pleito de Rodríguez Casas, quien pretendió apoderarse de ese contrato y no quiere pagar los compromisos. En el mundo y, especialmente, en la academia, honrar la palabra, los contratos y la ley, es fundamental para las mejores relaciones.


 


Este panorama es el que entregarán a Esteban Moctezuma, próximo titular de la SEP y la administración de Andrés Manuel López Obrador.






Déjanos tu comentario