Jueves 16 de Agosto de 2018

Jueves 16 de Agosto de 2018 08:46 am

No se hagan bolas, será Monreal | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Las señales de Andrés Manuel López Obrador, son muy claras. Incluso el pasado fin de semana mencionó que Ricardo Monreal sería el líder de la mayoría parlamentaria de Morena en el Senado de la República y ayer, en un desayuno con los Senadores electos de Morena, el zacatecano llevó la voz cantante y coordinó a todos.


 


A la derecha de AMLO estaba Monreal y a la siniestra Cristóbal Arias. Mas a la derecha Olga Sánchez Cordero, próxima secretaria de gobernación y después Martí Batres. Así es el equilibriode fuerzas en el próximo Senado.


 


La decisión de esa posición generalmente proviene de los dirigentes de los partidos políticos. El que manda. Así ocurrió en esta legislatura con la mayoría priista. Así Enrique Peña Nieto impulsó a Emilio Gamboa Patrón, quien estructuralmente era el alfil con mayor experiencia y lealtad a la institución presidencial, con raíces profundas en el priismo.


 


Fue así como en la legislatura pasada, Gustavo Madero, entonces líder del PAN, impulsó a Ricardo Anaya, en Diputados, y a Jorge Luis Preciado, en el Senado; al convertirse éste en líder azul, determinó que Marko Cortés se ungiera como dirigente en Diputados y Fernando Herrera en Senado.


 


Quien marca el palpitar del corazón morenista es Andrés Manuel y él es quien designará a los dirigentes de las cámaras, en la siguiente legislatura.


 


Fue así como dejó ver que Monreal será el líder y en la comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, la más importante por su trascendencia política, estará Martí Batres. Mediante acuerdo entre AMLO y Monreal se definirán otras comisiones y repartirán, en forma inédita, las menos importantes a la oposición. Por ello, la de Hacienda y Programación, a menos que negocien con el PRI y el PAN, se las entregarían.


 


En Diputados, las apuestas están todavía en el aire. Sin embargo, Mario Delgado, un incondicional de Marcelo Ebrard, es quien tiene más posibilidad y sobresale a Dolores Padierna, así como a Porfirio Muñoz Ledo, quien seguramente será el presidente de la mesa directiva en el primer semestre de la legislatura y sería quien le imponga la banda presidencial a López Obrador. No hay que olvidar que AMLO envía señales de gobierno.


 


En cualquiera de los casos, vemos que el presidente electo pondrá especial interés en la gobernabilidad, en la aprobación de sus reformas estructurales en materia administrativa, política y educativa. Asimismo, buscará acuerdos con la oposición, fundamentalmente con el PAN y el PRI. Los azules serán la primera minoría y el PRI la segunda.


 


El bono democrático que tiene López Obrador, le da un amplio margen de operación al inicio de su gobierno. El tabasqueño es un político, que hace política las 24 horas del día, los 365 días del año.






Déjanos tu comentario