Jueves 9 de Agosto de 2018

Jueves 9 de Agosto de 2018 10:19 am

La reconciliación difícil sin el perdón | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Todos los mexicanos queremos que el país recobre su paz. Doscientos mil muertos, es una cifra que deben quedar escritas en las páginas de la más negra historia del país.


 


Estoy de acuerdo con la idea de Andrés Manuel López Obrador en buscar opciones para que todos los mexicanos regresemos a caminar en paz, sin el temor de ser víctimas del fuego cruzado; daño colateral como lo calificó alguna vez el que fue secretario de Gobernación de Felipe Calderón, Fernando Ríos Mont.


 


Sin embargo, hay barreras que hacen muy complicado el lograr ese objetivo. Primero, el crimen organizado no frena los ataques contra la sociedad, que se ve inquieta por la salida de la cárcel de miles de delincuentes que no tienen otra opción más que delinquir para ganarse la vida.


 


El crimen organizado, además, no sólo está ligado al tráfico de drogas que deben tomarse soluciones tajantes y contundentes en donde el Estado tome el control de los mismos y se regalen como medicamentos a enfermos por las adicciones. Del narco, pasan a la extorsión, secuestro y otros delitos que al final de cuentas, vulneran a la sociedad.


 


Otro obstáculo es el perdón de los familiares de las víctimas. Quieren castigo a quienes segaron la vida de sus seres queridos. No sólo es venganza, sino un acto de justicia. La sociedad fue ofendida por aquellos que quieren encontrar el camino fácil de la riqueza, mediante el uso de las armas y el abuso a los indefensos.


 


Aunado a todo lo anterior, existen más de 30 mil personas desaparecidas. La cifra no es exacta, pero hay estimaciones que podrían llegar a casi 50 mil desaparecidos en la guerra contra el crimen organizado.


 


Como he mencionado en este espacio, ofende el crimen organizado que va contra la seguridad nacional así como el crimen “al menudeo”, que daña la seguridad diaria de todos los mexicanos que sufren asaltos cotidianos en el transporte, sus casas, vehículos, propiedades.


 


Independientemente del perdón a los criminales, es fundamental crear condiciones de seguridad para todos los mexicanos y establecer medidas que frenen la venta de estupefacientes y alcohol a menores. Acabar con las adicciones, que generan crimen. Es muy el camino que se debe recorrer a fin de que impere la ley y no la impunidad.


 


Seguridad a las personas y a las propiedades de todos los mexicanos, es el primer paso y paralelamente hacer leyes que impidan la impunidad. Recuperar la paz, es una manera de honrar la muerte de decenas de miles de personas; el daño colateral. En ello debe trabajar el presidente electo, López Obrador. Difícil, pero es una promesa en la que está empeñado en cumplir.






Déjanos tu comentario