Martes 7 de Agosto de 2018

Martes 7 de Agosto de 2018 09:49 am

Romero Deschamps, otra vez se salvó | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Desde que Vicente Fox asumió la Presidencia de la República había un interés por tomar el control del Sindicato Petrolero. Sin embargo, no avanzó el dar un “quiñazo” como el que propinó en 1989 Carlos Salinas de Gortari al detener y acusar penalmente a Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, líder moral de ese organismo gremial y al líder jurídico, Salvador Barragán Camacho.


 


Sin embargo, el Sindicato que aglutina a más de 80 mil trabajadores de Pemex, al mando de Carlos Romero Deschamps, se convierte en instrumento de equilibrio laboral de los presidentes en turno. Así lo hizo con Ernesto Zedillo, cuyo grupo encabezado por José Córdova, lo impulsó para mantenerse en el Sindicato y mantenerse en las administraciones de Vicente Fox, Felipe Calderón Hinojosa, así como Enrique Peña Nieto.


 


Todo hace indicar, según declaraciones de quien seguramente será la secretaria de Energía, Rocío Nalhe, no habrá una persecución ni cacería de Romero Deschamps, a quien lo han acusado de todo. Desde la venta de plazas, de apoderarse del patrimonio de los trabajadores, tener una vida de jeque árabe con yate (El Indomable), del llamado Pemexgate, que en el 2000 tenía como objetivo de destinar recursos para la campaña de Francisco Labastida Ochoa y que llevó a la cárcel a Rogelio Montemayor, entonces director de Pemex, y todo lo demás que podría ser objeto de hacerlo imputable judicialmente.


 


Todo está armado para que Romero se mantenga al frente del sindicato petrolero. El espíritu de Ernesto Zedillo, lo seguirá apoyando en esta administración y, pese al malestar de muchos grupos de petroleros en activo y jubilados, no lo moverán, ni investigarán. Es más, lo necesita la administración de Andrés Manuel López Obrador, para hace los cambios necesarios al interior de Pemex y el sector energético petrolero, que vaya aplicando, especialmente con la construcción de cuando menos 2 refinerías, como está proyectado por sus colaboradores.


 


Una vez más, como un felino, siempre cae boca arriba y tiene más de 7 vidas políticas.






Déjanos tu comentario