Jueves 2 de Agosto de 2018

Jueves 2 de Agosto de 2018 09:46 am

Bartlett, una decisión estrictamente política | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Mucho ruido hizo la nominación de Manuel Bartlett como próximo director de la Comisión Federal de Electricidad. A partir de ayer, la labor del todavía senador por el Partido del Trabajo, es convencer que no hay riesgos para la empresa.


 


En el Senado se presentó para tratar de convencer que nada cambiará. Seguirá el gobierno de Andrés Manuel López Obrador con la Reforma Energética, pero pondrá especial énfasis en hacer rentable a la CFE. Sus declaraciones son conciliadoras.


 


Sin embargo, los motivos por los cuales levantó ámpula la decisión de AMLO y el mantenerla, van más allá de una postura política o ideológica. Se trata de fuego amigo, que ven a Bartlett como un personaje que actuó en el pasado en contra de la izquierda e incluso fue quien presuntamente “robó” la elección de 1988 donde triunfó Carlos Salinas de Gortari.


 


El fuego amigo en contra del Gobernación en la administración de Miguel de la Madrid, proviene de algunos políticos que se ven desplazados de esas posiciones clave en el gobierno de López Obrador por políticos que fueron también “Clave” en administraciones priistas y que aniquilaron la aspiración de haber ascendido al poder desde hace 30 años.


 


Además, se están cobrando viejas cuentas, aunque la principal víctima, Cuauhtémoc Cárdenas, ya deslindó de responsabilidades al actual senador.


 


No hay que perder de vista su alineación zedillista de Bartlett, al darle la espalda a Salinas durante su gobierno como gobernador de Puebla.


 


Asimismo, fue el más acérrimo opositor a la Reforma Energética desde el Senado, pero sólo en el discurso. Ahora como funcionario gubernamental, NO todo cambaría en forma radical y veremos que se dará continuidad en muchas de las decisiones alrededor de las llamadas empresas productivas del gobierno, que no son otra cosa que monopolios gubernamentales.


 


Como lo he mencionado en este espacio, estimado lector, se trata de una decisión política y el pago de lealtades, sobre todo en el Congreso. Ese es el motivo de la propuesta de López Obrador.


 


Sin embargo, podría caerse el nombramiento de Bartlett debido a las presiones internas de Morena y de muchos miembros de la sociedad que ven una incongruencia en su designación y su historial. Bartlett, es el mejor ejemplo del “borrón y cuenta nueva” que ofreció en campaña el presidente electo.






Déjanos tu comentario