Sábado 28 de Julio de 2018

Sábado 28 de Julio de 2018 09:59 am

AMLO con el poder de derogar reformas de EPN | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS


Las mayorías son sabias. Le otorgaron todo el poder político y administrativo a Andrés Manuel López Obrador. No le escatimaron nada y a través de las urnas decidieron que se de un cambio total al país, cansados de tanta corrupción e ineficacia de la clase política. El castigo es para ese sector que se convirtió en una clase dorada, que está llena de prestaciones a costillas del esfeurzo de todos los mexicanos.


Ya se ha dicho hasta el cansancio que las elecciones del pasado 1 de julio fueron las más democráticas de la historia. Y, hay mucha razón. El 70% de los mexicanos enlistados en el padrón electoral, acudieron a manifestarse ante las urnas. Decidieron por darle un cheque en blanco a López Obrador, ya que no sólo la gran mayoría votó por él, sino que le otorgaron una mayoría arrolladora, por una parte, y con la unión de sus aliados electorales, una mayoría calificada.


Esto significa que podrá, por el apoyo del Congreso, aprobar cualquier proyecto de ley y cambios constitucionales, que vayan más allá de una simple propuesta o de una ley “preferencial”. Es el poder total que puede ir muchísimo más allá a lo logrado por Enrique Peña Nieto, con sus reformas estructurales. Incluso, puede transformar esas reformas al gusto de los intereses del presidente.


En materia energética, telecomunicaciones y en educación, las reformas estructurales que logró Peña Nieto, podrían modificarse hasta su totalidad, adecuándolas a las promesas de su campaña electoral.


En los últimos cincuenta años, medio siglo, ningún presidente llegó con un bono democrático de ese tamaño. En el México moderno, el elector diferenciaba el sufragio. Le daban la presidencia, pero le negaban esa mayoría abrumadora. Incluso a Peña Nieto, le dieron “poco poder”, pero él tuvo que negociar políticamente con los partidos opositores, en esos momentos para concretar sus reformas estructurales que le daban la oportunidad al país de dar un importante salto en la economía, pero que no pudo salir de un crecimiento que rondó en el 2%.


López Obrador tiene en sus manos, la transformación total del país; sin limitaciones, ni frenos. ¡El poder total!






Déjanos tu comentario