Lunes 23 de Julio de 2018

Lunes 23 de Julio de 2018 09:49 am

¿Qué pasa en Bancomer y Banbajío? | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Sin orden de una autoridad y sólo por atribuciones “administrativas”, bancos cancelan cuentas bancarias a Casas de Cambio y otras empresas. Sin mediar juicio, ni medida precautoria de las autoridades hacendarias, en México se toman atribuciones que no les corresponde.


 


No son autoridad y creen que están coadyuvando con la Secretaría de Hacienda, lo que es un grave error, que al mismo tiempo tolera la institución que encabeza José Antonio González Anaya.


 


Casos concretos son Bancomer, de Eduardo Osuna y Banbajío de Carlos de la Cerda, que se toma atribuciones que nadie le ordenó. Pisotea los derechos de los clientes de esos bancos y, por si fuera poco, sus directivos se creen eficaces por negar un instrumento que la Dirección de Inteligencia Financiera de Hacienda tiene para vigilar y controlar a infinidad de compañías.


 


Esos dos bancos usurpan facultades propias de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Sabemos que el sentido común de la autoridad hacendaria es tener mecanismos de control. Negarles una cuenta a esas empresas, es dejarlas sin el control suficiente. Y, lo que es peor, violan la ley ya que el sistema bancario mexicano está obligado a proporcionar esos instrumentos de operaciones financieras. Esa es la forma en que el dinero que fluye en cualquier empresa, está totalmente fiscalizable.


 


Hasta el momento, Bancomer y Banbajío, han afectado la operación de más de mil empresas de subcontratación mediante la cancelación de sus cuentas de manera unilateral, los intimidan y les exigen contratar despachos de auditores externos como condición para seguir teniendo el servicio. Lo peor del caso es que pretenden que otras instituciones bancarias se tomen las mismas atribuciones.


 


No les interesa a sus directivos afectar a más de 5.5 millones de personas, en su mayoría clientes cautivos de esos bancos, que van desde empresas hasta trabajadores; un negocio que vale alrededor de 6,000 millones de pesos.


 


Ya, el equipó de Andrés Manuel López Obrador a través de su virtual secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, revisará esas actuaciones en los bancos. Al final de cuentas, el presidente de la Condusef, Mario Di Constanzo, prepara una carpeta con información detalla de los abusos de empresas del sistema financiero mexicano. No hay que olvidar que Di Constanzo fue un fiel colaborador de AMLO en materia de financiera.


 


Mientras Bancomer y otros bancos compran premios a revistas, si Hacienda hablara simplemente los calificaría de ineficaces, ya que prefieren negar servicios bancarios a actuar de la mano con la SHCP para acabar con la evasión, elución y simulación fiscal. No coadyuvan con la autoridad; la bloquean.






Déjanos tu comentario