Miércoles 11 de Julio de 2018

Miércoles 11 de Julio de 2018 10:48 am

El dilema de la seguridad presidencial | GIBRÁN ZAFRA

La seguridad  de Andrés Manuel López Obrador se encuentra en el centro del debate y no porque el próximo Presidente de México esté en peligro, sino porque el ganador de la elección del pasado 1 de julio ha hecho propuestas que darían un giro total a la manera en la que los jefes de Estado suelen llevar la administración del país. 


 


Durante las campañas, el político tabasqueño prometió que de triunfar en su tercer  intento en las urnas anexaría al Estado Mayor Presidencial (EMP) a la Sedena, además dijo que no utilizaría el avión de la flota del jefe del Ejecutivo, es más, hasta comentó que lo pondría a la venta y él se trasladaría en vuelos comerciales. 


 


También indicó que desaparecerá al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), el órgano de inteligencia del Estado Mexicano; no vivirá en Los Pinos, la tradicional residencia de los mandatarios, y sí en el Palacio Nacional, ubicado en el centro de la Ciudad de México. 


 


Las propuestas  de López Obrador rompen totalmente el molde con el que se han desarrollado las administraciones federales priistas y panistas. El candidato que logró ganar con la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, planea dar un cambio a la forma en que se aprecia a la figura presidencial. 


 


Apegado a su discurso de  austeridad, AMLO pretende prescindir de todos  los  gastos que considera  innecesarios para tratar de ahorrar recursos que se utilizarán para el desarrollo de programas sociales, aunado a eso pretende comportarse como un mandatario cercano a la gente,  popular, e incluso ha llegado a señalar que el pueblo lo cuidará, por lo que no es necesario contar con el EMP. 


 


López Obrador se ha rehusado a utilizar el avión presidencial porque lo califica como un gasto innecesario


 


Pero de ahí surge la discusión que se ha posicionado en los últimos días: si el prescindir de las medidas de seguridad que se han realizado en los últimos sexenios no pone en peligro la integridad del Presidente y todo lo que conlleva ese cargo, incluída la estabilidad del país.


 


“No se trata de la persona, se trata de la institución que ellos representan, no es que López Obrador viaje en vuelo comercial, el que viaja es el representante y depositario del Estado Mexicano como persona (…) como Presidente de la República a él lo coloca en un estado de vulnerabilidad”, explica en entrevista Javier Oliva, experto en temas de seguridad y defensa nacional.


 


Para el politólogo y doctor en ciencias sociales, las propuestas del virtual Presidente parten de que confunde guardaespaldas con militares, sin saber que el Estado Mayor Presidencial está compuesto por militares y marinos de élite. Considera que sí se podrán modificar algunos  protocolos  de seguridad, pero no se podrá prescindir de ellos.


 


En ese mismo sentido  Helden de Paz, consultora en temas de seguridad, califica de inviables las propuestas que ha  realizado  López Obrador, y en específico la de prescindir del EMP lo ve como una visión muy ignorante, ya que considera que se les está reduciendo a un simple grupo de guardaespaldas cuando, según su  opinión, realizan labores claves que implican muchas responsabilidades.


 


“Son personas que siempre van a revisar los lugares a los que acudirá el Presidente, trazan las rutas por donde se moverá para agilizar todo. Se coordinan con otras policías o cuerpos de seguridad. No sólo dan protección al Presidente, también a los secretarios, a las familias. Si llega a venir otro presidente, el Estado Mayor Presidencial es el encargado de  coordinarse  con los grupos de protección de esos mandatarios”, explica la experta.


 


La maestra en Combate a la Delincuencia Organizada y Terrorismo por la University College de Londres, cree que lo que está poniendo sobre la mesa el político de Morena es exponerse a un riesgo que no se  debería tener. “Para qué te pones tan vulnerable cuando no lo debería de hacer”, cuestiona.


 


“Siento que él lo está viendo como una persona, pero tiene que darse cuenta de lo que él representa que es una institución, la Presidencia, y es la estabilidad del país”.


 






Déjanos tu comentario