Viernes 29 de Junio de 2018

Viernes 29 de Junio de 2018 10:07 am

Insólito activismo de religiosos ante elecciones | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Desde los treinta del siglo pasado, no se había visto una actividad proselitista del Clero mexicano, abierta y sin recatos. Desde los altos niveles del Arzobispado hasta los sacerdotes de las iglesias más modestas del país. Muchos definen su interés y preocupación por el próximo proceso electoral.


 


Son mexicanos, como cualquier otro, que tiene derecho a expresarse como otros ministros religiosos. México, es un país diferente al de mediados del siglo XIX, donde el nivel de analfabetismo era brutal. Hoy cuestionamos todo: nuestro gobierno, nuestras instituciones, al clero, a los ministros religiosos, a todo.


 


Al igual que otros líderes sociales, los curas piden reflexionar el voto y no hacer caso a las encuestas, ya que la encuesta de todas las encuestas se realizará el próximo domingo ante las urnas en cada casilla electoral.


 


Muchos, que tenemos la oportunidad de expresarnos en una tribuna, pedimos al elector que no se vaya con la finta. Que reflexione el voto en base a sus intereses personales. Que no vote con el hígado, ni con la ira o la venganza. Que voto en base a lo que les puede redituar beneficios en su día a día; en sus familias, sus amistades, sus vecinos, sus trabajos.


 


La feria democrática debe enfocarse a mejorar al país y no entorpecer su desarrollo. Sea cual fuere su decisión en ese momento de soledad ante la boleta electoral, la reflexión debe llevarnos a un país mejor. La sociedad tiene derecho a equivocarse, pero con conciencia de lo que se hace.


 


Los curas mandan mensajes desde el púlpito, los empresarios ante sus trabajadores y los periodistas en sus medios. Las encuestas no deciden la votación, lo deciden nuestros votos, como lo mencionó el Arzobispo, Carlos Aguiar Retes, quien oficialmente llamó a votar libre. Hasta el momento, todos nos cuidamos por no inducir el voto en favor de alguno de los candidatos, aunque tengamos nuestras predilecciones. Lo importante es salir a votar, aunque la oferta política sea pobre.


 


Los religiosos hacen su tarea orientadora. Los católicos expresan sus inquietudes; los cristianos afiliados a partidos políticos como el PES, lo hicieron en favor de Andrés Manuel López Obrador, quien también es practicante del protestantismo. Se vale. Y, debemos luchar por que la libertad de expresión no sea limitada a ningún mexicano. Es un derecho humano y una garantía constitucional, aunque esté en juego el gobierno. No subestimen la inteligencia del colectivo. No necesita de un patriarcado que los “proteja” de los opositores políticos. Cada quien toma sus decisiones en base a sus intereses. Gane, quien gane, debe reconocer que no llegará con un cheque en blanco, sino que deberá luchar por curar las heridas de esta desgastante contienda electoral.


 


 

Déjanos tu comentario