Lunes 25 de Junio de 2018

Lunes 25 de Junio de 2018 09:01 am

Sorpresas de campañas de “último momento” | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

A unas cuantas horas que terminen las campañas y a menos de una semana de las elecciones, los partidos políticos cierran sus estrategias propagandísticas a fin de posicionarse de “último momento”.


 


Los resultados del próximo domingo 1 de julio, ponen a prueba no sólo la existencia de los partidos políticos que podrían en algunas regiones del país hasta desaparecer sus registros, sino de las empresas encuestadoras y la excesiva reglamentación que hace el INE en detrimento de las garantías individuales y la privacidad de los electores.


 


Ni los filtros del Instituto Nacional Electoral, liderado por Lorenzo Córdova, funcionaron para evitar la confusión entre los electores. Empresas encuestadoras patito con muestras que parecen sondeos minúsculos y misteriosos patrocinadores, abrirán un baúl de sorpresas.


 


Por otra parte, se encuentran los futuros resultados electorales. Las estrategias de los partidos al cierre llaman la atención. Un PRI, que impulsa a José Antonio Meade, que cierra con fuerza y busca sacar del closet a priistas que se niegan a expresar públicamente su predilección electoral; un PAN, que da muestras de desesperación al observar que la predilección electoral cae a consecuencia de los escándalos por corrupción de su abanderado Ricardo Anaya.


 


Además, se observa en Morena, que candidatea a Andrés Manuel López Obrador, un exceso de confianza. En mítines de cierre de campaña, como el del estado veracruzano, en el cual se apreciaron pocos asistentes, aunque se piensa que fue por presiones del gobernador Miguel Ángel Yunes.


 


El posicionamiento de Morena, de acuerdo a las encuestas, están en la cresta de la ola. Muchos analistas ven imposible que puedan ser desbancados sus candidatos debido a esa excesiva confianza de sus seguidores. Por ello, hay señales que podrían dar una voltereta a las estimaciones de las empresas encuestadoras.


 


Lo que queda claro es que no hay nada escrito en las elecciones del 1 de julio y, para mantener la precepción de la tendencia electoral de Morena, será necesario que López Obrador llame al voto a sus correligionarios. Lo mismo harán Meade y Anaya, a fin de fortalecer el voto duro de sus partidarios. Por el bien de la democracia deben luchar contra el abstencionismo.






Déjanos tu comentario