Jueves 21 de Junio de 2018

Jueves 21 de Junio de 2018 11:26 am

Crimen de Trump con fines electorales | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Donald Trump, en su afán de controlar el Congreso de Estados Unidos en las elecciones de noviembre próximo, usa todo tipo de acciones sucias y deleznables. No le importa pisotear los derechos humanos, ni la ley, ni las normas de convivencia internacional o matar. Sólo el poder por el poder.


 


Así son los políticos. Su objetivo es el poder. Para ello, manejan estrategias que se destinan a ese solo fin. No importa el bienestar del electorado y la sociedad. No importa si se usan recursos públicos o burocracia pagada por el gobierno. No importa mentir o humillar a toda una comunidad. No importa la imagen que se tenga en el ámbito internacional. Sólo importa ganar las elecciones.


 


Esto lo vemos cotidianamente en muchos países, incluido México, pero el extremo es Estados Unidos y lo da su presidente quien viene de ser un voraz y agresivo empresario. Las formas para ganar dinero, son las mismas o quizá más agresivas que las de obtener poder.


 


Por ello, secuestrar niños; separarlos de sus padres es un crimen que contra la humanidad. Centenares de niños mexicanos, centroamericanos y otras nacionalidades son encerrados en jaulas y sus carceleros, agentes de Migración, se burlan de los llantos de los infantes en forma muy similar como lo hacían los nazis durante el exterminio judío y de otras razas en la Segunda Guerra Mundial.


 


Es inaudito y, pese a que Trump agrede a la ONU, especialmente su área de Derechos Humanos, este organismo no hace un llamamiento y censura al mismo presidente de Estados Unidos. Sabemos que es la nación que proporciona el mayor número de recursos para que sobreviva el organismo destinado para el mejoramiento de la convivencia internacional.


 


Son pocos los niños mexicanos detenidos en los centros de hacinamiento migratorio en EU (22), pero no se trata de hacernos de la vista gorda ante un problema donde los derechos humanos son pisoteados. No importa que tengamos un pleito con el país más poderoso del mundo.


 


Las quejas deben ir a todos los organismos internacionales, pase lo que pase y tope con lo que tope. Los niños, son la parte más vulnerable de la sociedad y no podemos abandonarlos por ningún motivo; ni siquiera político.






Déjanos tu comentario