Lunes 11 de Junio de 2018

Lunes 11 de Junio de 2018 09:45 am

Anaya, ante presión, sin argumentos | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

¿Hasta donde se encuentra la investigación que debe estar haciendo la PGR y la Procuraduría del Estado de Querétaro, alrededor de graves señalamientos contra el candidato presidencial panista Ricardo Anaya?


 


En medios de comunicación se difunden cada vez mas “pruebas” que involucran a la familia Barreiro en operaciones de lavado de dinero y venta de favores políticos en Querétaro, especialmente en el ramo inmobiliario.


 


Las acusaciones ya tienen un número de averiguación previa federal, aunque en el ambiente local en Querétaro, entidad gobernada por Francisco Domínguez, el silencio es más que sospechoso.


 


Si bien, sería la primera vez en la historia moderna de los procesos electorales, en los que se acusa directamente y con muchos elementos de prueba, a un candidato presidencial, también el silencio de autoridades federales y estatales, dejan dudas en la probidad del Anaya y en el Ministerio público, obligado a defender a la sociedad de cualquier ofensa de alguno de sus miembros.


 


Las respuestas de Anaya no tienen ningún sustento jurídico; solo son argumentos mediáticos. Ahora, señala al Presidente Enrique Peña Nieto de orquestar esas investigaciones y de usar a la PGR, que ahora la encabeza temporalmente Elías Beltrán. Estas acusaciones contra Peña son actos desesperados de quien, ante la presión, no sabe responder con argumentos sino con señalamientos para desviar la atención del elector.


 


Sin embargo, las acusaciones contra Anaya tienen claroscuros, en los cuales el candidato presidencial panista no se salva:


 


* Las acusaciones en contra de Ricardo son contundentes. * Su defensa es política y no da argumentos de inocencia jurídica. * Se queja del gobierno de Peña Nieto, pero su administración respeta la secrecía de la Averiguación Previa, y no difunde información de la misma oficialmente. * Se acercan las elecciones y si el MP inicia cualquier procedimiento contra Anaya, como indiciado, lo convierte en víctima y el Frente PAN-PRD-MC se fortalecería notablemente. Si bajan a Anaya en los próximos días, el sucesor (como mencionamos en una de nuestras teorías de la conspiración publicadas hace un mes) disminuiría votos al PRI y a Morena. * El Frente resultaría fortalecido en elecciones locales, aunque se dé por hecho que Andrés Manuel López Obrador, puntero en las encuestas, gane el proceso. Anaya sería “sacrificable”. * La Unidad de Inteligencia Financiera de SHCP debería estar investigando la ruta del dinero en torno a la acusación de Lavado contra Anaya. * O lo exoneran o lo acusan formalmente. Esto es lo que merece el electorado y el responsable es el Ejecutivo Federal.


 


Sobre el tema de la supuesta alianza entre Peña Nieto y López Obrador, mañana les daré mis puntos de vista.






Déjanos tu comentario