Miércoles 6 de Junio de 2018

Miércoles 6 de Junio de 2018 08:30 am

AMLO deja de imponer agenda | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Al inicio de la campaña presidencial, el equipo de Andrés Manuel López Obrador lograba imponer agenda mediante ataques y propuestas, muchas de ellas descabelladas, pero que atraían la atención de simpatizantes y enemigos políticos. Todo, en base a una estrategia muy bien analizada y pensada en un cuarto de guerra electoral son los mejores estrategas.


 


Sin embargo, en los últimos días, esto cambio. Ya no tiene necesidad de imponer agenda. Sólo está cumpliendo con los compromisos de campaña y a recorrer el mayor número de poblados y Estados, a fin de ganar en la estadística.


 


Sin embargo, esos estrategas pueden equivocarse. A pesar que las encuestas lo dan como el puntero, las elecciones son el 1 de julio y, a pesar del triunfalismo de sus simpatizantes y adherentes, es definitivo que podrían perder los comicios.


 


Si bien las encuestadoras crearon un tsunami con AMLO, esto provoca un efecto de enorme confianza de sus seguidores quienes ya festejan el “triunfo”. Bueno, esta es la señal del mismo abanderado de Morena. No hay mitin o reunión con morenistas, petistas y pesistas con no se cansa de jactarse como triunfador. Incluso en los anuncios propagandísticos ya no pide el voto por él, sino por los miembros del Congreso.


 


Podrían muchos de los obsesivos seguidores de López Obrador no acudir a las urnas ante el exceso de confianza en un triunfo que todavía no lo tienen. Aún faltan la elección 24 días.


 


Además, no deben olvidar que en varias partes del mundo, incluso en México, esas prestigiadas empresas encuestadoras han fracasado en sus estudios debido a que utilizan muestras pequeñas, con el fin de lograr el máximo de utilidad para sus clientes que son medios de comunicación y los mismos políticos que se disputan los puestos electorales.


 


Los asesores ya no se fijan en los contrincantes. Sólo en lograr la mayoría del Congreso. Piden al mexicano un cheque en blanco. ¿Estarías dispuesto a darse a AMLO o a cualquier otro político? Yo, no. A ninguno.






Déjanos tu comentario