Miércoles 30 de Mayo de 2018

Miércoles 30 de Mayo de 2018 08:30 am

El INE decidió y AMLO ganó en la boleta | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

Subterráneamente Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, se disputaban los votos que dejó la salida de Margarita Zavala. El 4% de un mundo aproximado de 50 millones de electores que acudirán a las urnas, de un padrón de casi 90 millones, representa algo así como 2 millones de electores.


 


Estos pueden marcar la diferencia entre el triunfo o derrota de cualquier candidato presidencial. La rapiña por esos votos, no es asunto menor y la arena donde se disputaron los sufragios fue el mismo Instituto Nacional Electoral que preside Lorenzo Córdova.


 


La decisión fue tomada. No se cambiarán las boletas y quedará la fotografía de Margarita Zavala como aspirante independiente.


Esto beneficia a Andrés Manuel López Obrador. Si hubieran desaparecido a Margarita de la boleta, entonces sus votos se dispersarían entre Ricardo Anaya y José Antonio Meade. Como aparecerá, entonces mucha gente (posiblemente cientos de miles) votarán por ella y sus votos se contabilizarán. Así, esos votos no se irían con Anaya (que es la selección natural por la tendencia panista de Zavala) ni, en menor medida con Meade.


 


La guerra en el INE la gana Morena. Les queda claro que el trabajo fino lo están haciendo los políticos que representan al partido de López Obrador, de la mano de otros consejeros de ese instituto.


 


El argumento por el que no se imprimieron nuevas boletas fue su costo y que estaba avanzado el proceso de producción.


 


Con estas señales, no puede López Obrador decir, en caso que pierda los comicios, que hubo un fraude y descalificar al árbitro electoral. Que le han echado la mano, se nota a leguas, diría el filósofo del Edén.






Déjanos tu comentario