Lunes 28 de Mayo de 2018

Lunes 28 de Mayo de 2018 08:40 am

El voto de la venganza; ¿voto inteligente? | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

En redes sociales, si critico a un candidato que considero que no debe aparecer en la lista de aspirantes a un puesto de elección popular recibo una andanada de críticas e insultos. Y, si es puntero en las encuestas, es peor.


 


Esto me llevó a la reflexión: ¿por qué son populares muchos políticos que han demostrado su incompetencia académica, intelectual, sin experiencia, su corrupción y, hasta, sus altos niveles de criminalidad. Contrastan con integrantes del mismo partido que demuestran todo lo contrario, pero no tienen el mismo arrastre que “los malos”.


 


En la reflexión veo un voto de venganza en la sociedad que está harta de la corrupción cínica de la clase política, la incompetencia administrativa, la doble moral y, sobre todo, el abandono de las necesidades de la sociedad.


 


Un voto de venganza es como “una mentada de madre”. No cambia nada, quizá la respuesta sea más violenta. Pero, no importa. Todo por evitar que continúe un grupo en el poder.


 


Si te das cuenta estimado lector, esto aplica para cualquier país latinoamericano e incluso europeo. El hartazgo es contra la clase política. Todos se quejan de la corrupción, incompetencia y cinismo. Por ello, quieren un cambio, aunque estén conscientes que les irá peor a lo que ahora viven.


 


En México, hay claros ejemplos. Nestora Salgado, quien es acusada directamente por niños, mujeres, ancianos y muchas personas más de secuestro y extorsión. Con mentiras obvias afirma que fue exonerada por un juez de esos delitos. Falso. Está en la calle debido a un error en su detención. Se protegió en su doble nacionalidad (es mexicana y estadounidense) y afirmó que no había recibido apoyo de su consulado. Ese fue el motivo de su liberación inmediata. Los otros delitos siguen en otros tribunales. Es el ejemplo de criminalidad que busca la protección del fuero y está en la lista plurinominal para el Senado por Monera.


 


Otros dos ejemplos en Morena. Napoleón Gómez Urrutia, acusado por trabajadores mineros de robarse 54 millones de dólares, mismos que usó para darse una vida de pachá en Vancouver, Canadá. También va en una lista plurinominal para el Senado. Un caso de corrupción.


 


Aunado a los dos anteriores, está el caso de incompetencia de Cuauhtémoc Blanco, candidato al gobierno de Morelos. No tiene los conocimientos, ni la experiencia, pero es apoyado por Morena. Es un caso evidente de incompetencia.


 


El voto de venganza es como la respuesta de un hombre o mujer que está cansado de que su pareja la engañe con otr@s y para vengarse va con el primero que encuentra en la calle aunque sabe que es borrach@, parrander@, golpeador@ y perderá el patrimonio familiar porque lo despilfarrará en juegos de azar. No importa. Lo que importa es la venganza.


 


Bueno, expuse 3 casos de Morena, pero todos los partidos tienen lo suyo. Incompetentes, corruptos y ladrones, están en toda la clase política, salvo sus muy, pero muy, contadas excepciones.






Déjanos tu comentario