Martes 22 de Mayo de 2018

Martes 22 de Mayo de 2018 09:14 am

¡Buen trabajo León y Yuriria! | VÍCTOR SÁNCHEZ BAÑOS

No terminaba el segundo debate entre candidatos presidenciales y los avatares de la democracia, léase representantes de los partidos políticos, y sus aspirantes al Ejecutivo Federal, lanzaban consignas contra los moderadores. El objetivo era intimidar a los consejeros del Instituto Nacional Electoral, para que el tercer debate se convierta en un foro para exponer lo que ellos quieran.


 


Los moderadores, León Krauze y Yuriria Sierra, hicieron un excelente papel en la moderación. A los políticos les molesta que los interrumpan o les hagan observaciones para cumplir con los tiempos pactados o en el abundamiento de sus respuestas. Si hay insistencia, su piel delgada, se hincha y explota.


 


Los mexicanos necesitamos ver ataques entre los políticos. Si ellos no se saben defender y al mismo tiempo presentar sus propuestas, tampoco podrían defender a millones de mexicanos con argumentos.


 


Debemos saber vida, obra, milagros, fuentes de sus riquezas, sus vidas en blanco y negro; desde su vida privada hasta su vida política y pública. No nos debe espantar lo que les espanta a los políticos. Ellos son los temerosos que conozcamos su pasado, sus debilidades e ignorancia, así como sus fuentes de riqueza. A ellos les dejaremos billones de pesos de 127 millones de mexicanos, para que los administren. La tentación es “canija” para quien sea Presidente de la República; su familia, amigos, empleados, cercanos colaboradores y hasta sus amantes.


 


El segundo debate tuvo de todo. Fue ágil y, como el caso de José Antonio Meade, del PRI, presentó sus propuestas y fue proactivo contra sus opositores. También se dio la nota chusca con Jaime Rodríguez, El Bronco, al pedir un abrazo entre Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador. Incluso AMLO, con doble sentido, para acallar los rumores sobre su salud, usó una expresión estudiada en su “cuarto de guerra”: “mi bateo es de 300”. La verdad es que tiene problemas cardiacos, como mencionamos en este espacio, que lo llevó a hospitalizarse hace pocos años.


 


En síntesis, León y Yuriria hicieron un excelente papel y así deben llevarse los debates. Cuestionen a los candidatos, expriman sus respuestas y que no dejen duda. Ellos son los representantes de quienes no tenemos voz en el debate. Que los moderadores exijan su derecho a la libertad de expresión. Yo, los apoyo.






Déjanos tu comentario